Sete Cidades - un lugar mágico en Sao Miguel, Las Azores, Portugal.

Sete Cidades – un lago mágico, nacido de la leyenda, São Miguel, Azores

Sete Cidades es, probablemente, la zona más visitada de São Miguel, el archipiélago de las Azores. Con Sete Cidades se puede referir al pueblo o a los lagos, también al volcán dormido o a la leyenda de las Sete Cidades del Atlántico. Te vamos contándolo todo poco a poco. Sigue leyendo.

Qué ver en Sete Cidades, la isla de São Miguel, el archipiélago de las Azores, Portugal.

Qué ver en Sete Cidades, la isla de São Miguel, el archipiélago de las Azores, Portugal.

Conoce Sete Cidades

El volcán de Sete Cidades (dormido, por el momento) es uno de los estratovolcanes (caracterizados por erupciones explosivas) de São Miguel, al igual que los famosos volcanes do Fogo y Furnas. Y, al igual que en los otros, en su caldera hay un lago, el más grande de la isla de São Miguel (5 kms de diámetro, 350 m de profundidad media). Su otra curiosidad es que está dividido en dos: Lagoa Azul y Lagoa Verde. Si miras dentro de la caldera desde arriba, te darás cuenta de que además de los lagos y el pueblo, también cobija muchos conos volcánicos pequeños, cubiertos de vegetación.

#Curiosidad: En el lejano pasado había “dos islas de São Miguel”. Es decir, la isla no existía como la conocemos hoy, sino la parte este y… la parte de Sete Cidades. Todo lo que hay en medio – Capelas, Ponta Delgada, etc. – surgió con la última gran actividad volcánica hace unos 50.000 años en la zona llamada “Gris” o “Picos” que unió las dos partes. En los “Picos” se encuentran alrededor de 230 conos volcánicos.

El área de Sete Cidades empezó a formarse hace aprox. 500.000 años, gracias al volcán Sete Cidades. Con el tiempo la caldera del macizo de Sete Cidades se llenó con aguas de lluvia creando un lago de dos partes, y también, las Lagoas Rasa y de Santiago.

#Curiosidad: los científicos dicen que las dos partes de la lagoa das Sete Cidades tienen diferente coloración gracias a los organismos que viven en sus fondos. Pero la explicación popular es mucho más romántica. Dicen que son las lagrimas de una princesa (de ojos verdes) y de un pastor (con ojos azules) que crearon este lago llorando, cuando supieron que no podrían estar juntos.

Imponente la historia de la formación de Sete Cidades, ¿verdad?

Imponente la historia de la formación de Sete Cidades, ¿verdad?

¿De dónde viene el nombre «Sete Cidades»?

Parece que el nombre de Sete Cidades proviene del latín: Insula Septem Civitatum. Significa Isla de Siete TribusIsla de Siete Naciones. Y está relacionado con el arzobispo visigodo que en el s. VIII escapó, con otros 6 obispos y 5.000 fieles, de los musulmanes. Llegaron hasta la isla desconocida en el Mar del Oeste, o Mar de Océano, quemaron sus barcos por precaución y establecieron 7 comunidades, 7 pueblos, en la zona de las Sete Cidades.

Durante un largo tiempo no se supo nada de ellos. Las Islas Atlánticas, o las Islas Salvajes (las Azores), permanecieron en el limbo entre la realidad y la fantasía, hasta su “descubrimiento” por los portugueses. Por cierto, dicen que las 7 ciudades fundadas por los obispos desaparecieron en lo que hoy en día es la caldera de Sete Cidades, debido a la gran erupción, la última en la zona, hasta el momento.

Casas tradicionales del pueblo de Sete Cidades.

Casas tradicionales del pueblo de Sete Cidades.

Qué ver en Sete Cidades

Ahora, lo importante. ¿Cómo visitar la zona de Sete Cidades y qué ver? para no perder nada importante. La táctica es bastante fácil: coges la carretera de acceso, la sigues y vas parando por el camino. Dependiendo de dónde vienes – lado de Ponta Delgada o Mosteiros – tendrás los puntos de interés en orden diferente. Además, en las inmediaciones de los lagos de Sete Cidades hay dos carreteras de desvío que puedes explorar. También es posible dar la vuelta a los lagos por la cresta, pero se debería hacer en un vehículo 4×4, contratando la excursión con una empresa especializada.

Comprueba el tiempo antes de dirigirte a Sete Cidades.

Comprueba el tiempo antes de dirigirte a Sete Cidades.

En el mapa están todos los puntos que visitamos en Sao Miguel, incluida la zona de Sete Cidades, en el noroeste de la isla. Espero que te sirva para organizar mejor tu viaje por la isla más grande de las Azores.

Pueblo de Sete Cidades

La gracia de pasear por el pueblo de Sete Cidades está en la sensación de lo “auténtico, rural, solitario”, a pesar de los miles de turistas que lo cruzan en coche en su ruta por el oeste de São Miguel. La mayoría de las casas siguen siendo las tradicionales casas primitivas de piedras de sillar y con techo a dos aguas, preparadas para aguantar los frecuentes movimientos sísmicos en la zona. Muchas tienen un jardín, un gallinero, una huerta o un granero.

Probablemente, el monumento más visitado del pueblo es la Igreja de São Nicolau, de estilo neogótico y construida con piedra volcánica.

Igreja de São Nicolau, Sete Cidades, São Miguel.

Igreja de São Nicolau, Sete Cidades, São Miguel.

Miradores de Sete Cidades

Dependiendo de dónde vengas (Ponta Delgada o Mosteiros), verás los miradores en un orden o en otro. Los iremos enumerando desde el lado “centro”, Ponta Delgada. Aunque la carretera EN9-1A es un poco más ancha, la M508 es más vistosa y pasa, además de miradores, por diferentes lugares de interés.

Miradouro Pico do Carvão

Desde el Miradouro Pico do Carvão se puede maravillar con la parte de los “Picos”, la última de São Miguel en emerger de las profundidades marinas gracias al “trabajo” de muchísimos volcanes. Si te fijas, casi todas las montañitas verdes, convertidas en pastos para vacas, son conos volcánicos.

Miradouro Pico do Carvão con vistas a la zona de los Picos, la más joven de la isla de São Miguel.

Miradouro Pico do Carvão con vistas a la zona de los Picos, la más joven de la isla de São Miguel.

Miradouro da Boca do Inferno

Siguiente parada obligatoria (si no hay nubes bajas) es el Miradouro da Boca do Inferno, desde el cual podrás ver los 4 lagos (con el protagonismo del lago de Santiago) dentro de la caldera de Sete Cidades. Se accede desde el parking de la Lagoa do Canario por una senda peatonal cómoda. Se tarda unos 15-20 minutos en llegar, según lo que te entretengas por el camino. También merece la pena bajar hasta la enigmática Lagoa do Canário, rodeada de pinos de Norfolk.

Camino hacia el Miradouro da Boca do Inferno. El tiempo no nos acompañó.

Camino hacia el Miradouro da Boca do Inferno. El tiempo no nos acompañó.

Miradouro Vista do Rei

El Miradouro Vista do Rei es, probablemente, el segundo más famoso, después del da Boca do Inferno. Aunque no se ve muy bien la panorámica desde el mismo mirador con el protagonismo de los Lagos Azul y Verde, con caminar unos cuantos metros por la carretera en dirección a Sete Cidades, la cosa mejora. Otra alternativa – no sé si es muy legal, pero todo el mundo lo hace – es subirse al hotel abandonado Monte Palace. La historia de este accidente urbanístico es una historia aparte.

#TipViajero: ¿Cómo colarse en el hotel? Fácil. Sigue la gente.

Vistas desde el Miradouro Vista do Rei. Qué ver en Sete Cidades, la isla de São Miguel, el archipiélago de las Azores, Portugal.

Vistas desde el Miradouro Vista do Rei.

Camino al lado de la carretera hacia un punto mejor para ver las vistas.

Camino al lado de la carretera hacia un punto mejor para ver las vistas.

Vistas desde la carretera de acceso al Miradouro Vista do Rei, muy cerca del mirador.

Vistas desde la carretera de acceso al Miradouro Vista do Rei, muy cerca del mirador.

Miradouro Cerrado das Freiras

En el Miradouro Cerrado das Freiras tienes la sensación de poder tocar los lagos (Verde y Azul), tan cerca parecen estar en comparación con los miradores que ya habíamos pasado. Pero no te confundas, aún queda un rato de carretera – preciosa, una de mis favoritas en la isla – para descender hasta las lagunas.

Miradouro da Lagoa de Santiago

Y antes de bajar por completo, no te olvides de parar en el Miradouro da Lagoa de Santiago, el impresionante lago de color verde rodeado de paredones de unos 200 m y un bosque aparentemente impenetrable.

Vistas desde el Miradouro da Lagoa de Santiago.

Vistas desde el Miradouro da Lagoa de Santiago.

Miradouro das Cumeeiras

Otro mirador, menos conocido por estar más apartado de la ruta clásica, es Miradouro das Cumeeiras. Se accede por una pista sin asfaltar o en una ruta de senderismo alrededor de la Lagoa das Sete Cidades. Las vistas son opuestas a las del Mirado del Rey.

Miradouro da Lomba do Vasco

Una vez cruzamos el pueblo de Sete Cidades y nos disponemos a bajar en dirección a Mosteiros o Ponta Ferraria, en la misma carretera está el Miradouro da Lomba do Vasco, con vistas a la costa oeste.

Miradouro da Lomba do Vasco.

Miradouro da Lomba do Vasco.

Puntos de interés alrededor de la Lagoa das Sete Cidades

Además del pueblo de Sete Cidades y la parada obligatoria en el puente entre las dos lagunas, se puede seguir explorando las orillas de la Lagoa Azul. Por un lado, está el Jardim da Lagoa Azul – una bonita área de picnic a la que se accede por una pista sin asfaltar. Y al otro lado, plantación de lotos Yunmeng Jiang, a la que se llega andando (último tramo). A veces el sendero es un poco complicado, porque hay árboles caídos.

Rutas de senderismo en Sete Cidades

Hay dos rutas de senderismo principales para conocer Sete Cidades: Vista do Rei – Sete Cidades PR03 SMI (7.7 km) y Mata do Canário – Sete Cidades PR4SMI (11.8 km). El problema está en que ambas son lineales y para volver al punto de inicio habrá que enlazar un buen tramo por carretera. En total, serían más de 20 kms. Otra opción es hacer las rutas lineales con la vuelta al mismo sitio. Tienes el link a Azores Trails para informarte sobre ambas rutas (búscalas en el mapa o el listado a la derecha).

Caminando por Sete Cidades, la isla de São Miguel, el archipiélago de las Azores, Portugal.

Caminando por Sete Cidades.

Qué ver cerca de Sete Cidades

¿Cuánto tiempo necesitas para conocer la zona de Sete Cidades? Una pregunta muy difícil de contestar. Depende de las condiciones climáticas, tus preferencias, del tiempo disponible, etc. Si la quieres descubrir en detalle, entre uno y dos días. Pero si solo haces paradas «contemplativas», sin rutas de senderismo, en unas 3-4 hrs podrías finiquitar toda la zona y seguir explorando la isla de São Miguel. Si este último caso es el tuyo, te damos algunos planes que podrías hacer en las cercanías de Sete Cidades.

Vistas de camino a Mosteiros, bajando de Sete Cidades.

Vistas de camino a Mosteiros, bajando de Sete Cidades.

Lagoa das Empadadas, Lagoa de Éguas, Lagoa Rasa y mirador Pico Paúl

Para conocer estos lagos lo mejor es hacer una ruta de senderismo circular (de unos 5 kms) desde el aparcamiento de la Lagoa do Canário. El sendero se llama “Serra Devassa” y está marcado. Por el camino verás muchos conos volcánicos del Sistema volcánico de los Picos (el más joven de la isla). Y lo curioso es que algunos tienen lagos en sus cráteres – lagos das Empadadas, de Éguas, Rasa, etc.

Acueducto/Muro do Carvão, o Muro das Nove Janelas

La función del acueducto, lógicamente, era conducir las aguas de las lagunas altas del Canário y Empadadas a las poblaciones que se encontraban más abajo (a unos 10 kms), y hasta Ponta Delgada que sufría escasez de agua potable desde el s. XVII. El nombre Muro de Nove Janelas significa Muro de las Nueve Ventanas, por su imponente construcción. Y el nombre del Muro do Carvão viene de la cercanía del pico del mismo nombre.

Hay dos puntos, fáciles de aparcar y bien indicados, para admirar esta obra de ingeniería. Uno sale en Google Maps como Acueducto do Carvão y el otro, Parking cerca de Muro das Nove Janelas. Es el mismo parking en el que comienza oficialmente la ruta PR4SMI que da, parcialmente, la vuelta a la Lagoa Azul. Para acceder al acueducto desde el parking, hay que caminar muy poco.

#Curiosidad: desde el parking del Muro do Carvão, en el otro lado de la carretera, se ven las “cicatrices” en la Tierra después de las “recientes” explosiones. Las reconocerás fácilmente, porque aún se parecen a los “volcanes de verdad” (al contrario de la gran parte de la isla de São Miguel): tierras de colores negro y rojizo, desnudos, sin estar cubiertos aún por la vegetación.

El parking desde el "otro lado" del Muro do Carvão. Qué ver en Sete Cidades, la isla de São Miguel, el archipiélago de las Azores, Portugal.

El parking desde el «otro lado» del Muro do Carvão.

Cicatrices "recientes" de las erupciones en la zona de los Picos.

Cicatrices «recientes» de las erupciones en la zona de los Picos.

Lagoa de Pau Pique

Aparcando, sin estorbar, en la estrecha carretera, se puede subir a la Lagoa de Pau Pique – una pequeña laguna en el cráter de unos de los 230 volcanes de la zona “Gris” o “Pico”, la última en formarse en la isla de São Miguel.

Costa Noroeste

Dependiendo de tu alojamiento, antes o después de conocer Sete Cidades, puede que te quede de camino recorrer la Costa Noroeste. Es la zona más joven de São Miguel, con los distintivos tonos negros y rojos del paisaje desértico. No la exploramos todo lo que quisiéramos, pero lo que sí pudimos ver lo contamos en el post Ruta por la Costa Noroeste de São Miguel, archipiélago de las Azores. No te pierdas Mosteiros – donde se come el famoso pulpo, el Túnel de Sete Cidades – una gran obra de ingeniería, y Ponta da Ferraria, donde se encuentran las famosas piscinas de agua caliente en el océano.

Ponta Ferraria desde un mirador. Qué ver en Sete Cidades, la isla de São Miguel, el archipiélago de las Azores, Portugal.

Ponta Ferraria desde un mirador.


Más sobre Portugal en nuestro blog.