Ruta de invierno por los Países Bálticos: Lituania, Letonia y Estonia en 12 días.

Ruta por Países Bálticos en invierno.12 días

Tanto si has entrado a este post por casualidad como si estás pensando en viajar a los Países Bálticos en invierno, te diré una cosa: ¡no te vas a arrepentir si decides conocer Lituania, Letonia y Estonia en la época invernal! ¡Son una pasada! ¡Son un cuento! Y la mejor prueba de esto es que la ruta por Países Bálticos en invierno de 12 días ya es la ¡segunda edición! La primera fue hace tres años, también en invierno. Eso sí, eran 14 días y recorrimos lugares distintos. Más adelante te dejaremos los dos mapas para que compares nuestros itinerarios y también habrá link a nuestro roadtrip por los Países Bálticos del 2018-2019.

¡Empecemos nuestra ruta de 12 días por los Países Bálticos en invierno!

¡Empecemos nuestra ruta de 12 días por los Países Bálticos en invierno!

Ruta de 12 días por Países Bálticos en invierno

Volamos desde Madrid a Kaunas, Lituania, y desde allí tendríamos que volver. Así que, igual que en 2019, nuestro itinerario sería circular. De Lituania pasamos a Letonia, Estonia y de vuelta. En total hicimos 2.000 kms (de media, 200 kms al día) y, decir la verdad, prometimos que la próxima que volvamos a los Países Bálticos, sea en invierno o verano, nos centraremos en un solo país. Y nos permitiremos profundizar, modificar la ruta espontáneamente, relajarnos.

Si no te apetece hacer tantos kilómetros en condiciones invernales (esta bien para verano), nuestro consejo es centrarse en un solo país. Por cierto, así también evitarás pagar extras por cruzar fronteras en el alquiler de coche. Entre este itinerario y el Roadtrip por Países Bálticos que hicimos hace tres años, estoy segura de que podrás montar tu ruta perfecta.

Rutas por los Países Bálticos en invierno en 2018-19 y 2021-22.

Rutas por los Países Bálticos en invierno en 2018-19 y 2021-22.

Más adelante tenemos pensado hacer posts separados dedicados a Lituania, Letonia y Estonia por separado. A ver cuándo saldrán.

Esta ruta de 12 días por Países Bálticos es bastante exigente en invierno. Principalmente, por tres razones:

  • ausencia casi completa de autopistas;
  • días cortos;
  • carreteras congeladas.

Como se hace de noche pronto y la conducción se complica en condiciones invernales, viajas mucho más lento y te cansas más. En el post Consejos prácticos para preparar tu viaje a Países Bálticos en invierno te damos más detalles sobre las horas de luz, conducción invernal, etc. Fue escrito hace tres años, pero, al releerlo, no quitaría ni una sola palabra. Igual añadiré algún párrafo, pero sigue siendo actual.

Tallinn, Estonia, de noche y nevando - uno de nuestros destinos favoritos de nuestras rutas por Países Bálticos.

Tallinn, Estonia, de noche y nevando – uno de nuestros destinos favoritos de nuestras rutas por Países Bálticos.


Lituania

Aterrizamos en Lituania sobre la nieve. ¡Genial recibimiento este año! En 2018 no había nieve al principio e, igual por eso, no le cogimos mucho cariño a Lituania. Esta vez nos enamoró.

Día 1. Kaunas

Por razones de logística no pudimos alquilar el coche desde el primer día. Así que, lo dedicamos a conocer Kaunas en profundidad. Pateamos las calles de día y de noche, descubrimos la zona del castillo, la confluencia de los ríos Neman y Neris, disfrutamos del mercadillo de Navidad e hicimos noche en el animado centro.

#Curiosidad: Los ríos que bordean el centro histórico de Kaunas son muy diferentes, aunque parezca que tienen la misma anchura y velocidad de la corriente. Neman no suele congelarse, pero Neris lo hace con mucha facilidad, creando pequeños icebergs. Es muy curioso ver cómo se mezclan sus aguas.

Alojamiento en Kaunas: En Kaunas nos alojamos en Kaunas Garrden Apartment. Pero lo reservé por error, estaba mirando Moja Accommodation. En general, en Kaunas hay muchos hoteles a buen precio y con buena calidad. Kaunas Garden no estuvo mal, pero creo que por el mismo precio se puede encontrar opciones mejores. Te dejo el enlace con todos los hoteles en Kaunas.

Restaurantes en Kaunas: Cuando viajamos en invierno, rara vez comemos en restaurantes. Por varios motivos. Como los días son tan cortos, no nos apetece perder 2 horas de escasa luz de día para buscar un sitio para comer. Y por la tarde/noche, muchas veces llegamos demasiado cansados y no nos apetece salir del alojamiento, aunque siempre intentamos buscar algún hueco para conocer la gastronomía local.

En Kaunas recomiendo el restaurante Etno Dvaras. Es una franquicia que solo está presente en Lituania. Sirven comida tradicional de Países Bálticos. Este restaurante se encuentra en un centro comercial en lasa afueras de Kaunas, por lo que solo es conveniente si tienes coche.

Plaza central de Kaunas.

Plaza central de Kaunas.

Día 2. Lithuanian Folk Museum (Kaunas) – Ukmergė – Daugavpils (Letonia)

Lo primero que visitamos (ya con coche) fue el Museo al Aire Libre. Lithuanian Folk Museum, a unos 20 min. del centro de Kaunas. Consta de varios pueblos y aldeas con casas originales traídas de diferentes rincones de Lituania. Se puede visitar andando (en invierno, la entrada cuesta solo 3€, porque no se puede acceder al interior de las casas). En coche: +20€. Aunque las carreteras estaban «limpias» (nieve compactada) no sé si sería mucho más rápido visitar el museo en coche, porque no se puede ir a mucha velocidad, hay bastantes cuestas y hay que tener mucho cuidado. A cambio, andando puedes coger atajos. Nosotros a pie tardamos unos 3 hrs en verlo todo; incluso miramos por todas las ventanas para ver el interior.

Rumbo a Letonia. Paramos en Ukmergė, para estirar las piernas, ver vistas bonitas y relajarse. El primer día de conducir un coche nuevo y, además, en condiciones invernales, siempre cansa. Hay que parar y descansar más a menudo.

Cruzamos frontera con Letonia ya de noche y nos quedamos en Daugavpils. Un paseo nocturno por el centro y ¡a dormir! Por cierto, ¿Te he dicho ya que todos los pueblos en los tres Países Bálticos se decoran en la época navideña? Siempre es un placer pasear por las calles.

Alojamiento en Daugavpils: en Daugavpils nos quedamos en Sofija apartamenti. Es un apartamento muy económico, que está muy bien. Nos costó 25€ por noche. Si no está disponible, te dejo el enlace a todos los hoteles en Daugavpils.

Museo etnográfico de Lituania en Kaunas.

Museo etnográfico de Lituania en Kaunas.


Letonia, Estonia

A Letonia entramos de noche y nevando. Se acabaron las autopistas para los próximos 9 días, como mínimo, hasta volver a Lituania. También han cambiado los límites de velocidad. Presta atención a estos cambios, porque las multas sí que llegan a España. Y, creo, que en Letonia es donde más policía hemos visto en las carreteras.

Día 3. Daugavpils – Aglona – Gulbene – Vecstāmeriena

Daugavpils

Un paseo por Daugavpils y, sobre todo, por la Fortaleza, es un buen plan. La Fortaleza de Daugavpils es una ciudad amurallada muy curiosa. Se construyó para defenderse de Napoleón, pero no les dio tiempo acabarla antes de que se estallara la batalla. Por suerte, las tropas franceses retrocedieron rápido, porque tenían frentes más importantes que atender, y se pudo terminar esta impresionante construcción. Se levantaron varios edificios de viviendas dentro de las murallas, pero en la Época Soviética dejó de ser prestigioso vivir aquí. Poco a poco se iba deteriorando e incluso llegó a ser un barrio marginal y peligroso en los 90.

Hoy en día se está intentando recuperar lo que aún queda en pie. Según por donde entres a la ciudad amurallada (hay 4 puertas), te vas a maravillar u horrorizar. Los típicos edificios-cajas de la Época Soviética están al lado de las construcciones históricas, lo restaurado al lado de lo derrumbado, calles asfaltadas acaban en barro… Pero es muy recomendable pasar unas horitas aquí, sobre todo, al amanecer. Se puede visitar varios museos y la oficina de la información turística con empleados muy atentos.

Frío hecho arte en Daugavpils, Letonia.

Frío hecho arte en Daugavpils, Letonia.

Las murallas de Daugavpils al amanecer.

Las murallas de Daugavpils al amanecer.

Aglona

Aún bajo las impresiones después de visitar la Fortaleza de Daugavpils, ponemos rumbo a Aglona, uno de los pueblos más importantes de los «starovery» (viejos creyentes). Hay muchas atracciones en este pueblo (museos, exposiciones, iglesias), pero en época invernal es complicado visitarlas, ya que hay que concertar una cita con antelación. En verano, sin embargo, abren según horario.

El pueblo de Aglona está cerca de la carretera principal y es un desvío muy agradable, incluso en invierno, para ver su famosa basílica Svētavots y disfrutar de un paseo por las orillas del lago Ciriss. También puedes comprar pan en el popular Museo del Pan (visita al museo bajo reserva) y, de paso, acariciar la gata de la tienda; siempre está dispuesta a relacionarse.

#Curiosidad: En vez de llegar a Aglona desde la carretera principal, se puede coger una sin nombre que pasa entre los lagos. Está sin asfaltar, pero en invierno tiene nieve compactada y si el día acompaña, puede ser muy bonita. Nosotros la disfrutamos mucho. Eso sí, solo es recomendable en buenas condiciones y si te sientes seguro conducir sobre la nieve.

Gulbene

A Gulbene ya llegamos de noche y solo nos dimos un paseo por sus atracciones más famosas (palacios Baltā y Sarkanā, y la iglesia) y el parque. Aquí reservamos el alojamiento de esta noche y condujimos unos 20 min. hasta él. Ya te adelanto que ha sido uno de los alojamientos más cómodos y entornos más mágicos de toda la ruta por los Países Bálticos este año.

#TipViajero: ¿Sabías que reservando a partir de las 18.00 para el mismo día muchos alojamientos bajan los precios?

Alojamiento cerca de Gulbene: Éste fue el mejor alojamiento de todo el viaje: Stamerienas Apartamenti. Quizá depende del momento de cada viajero, pero para nosotros fue mágico: estufas de leña, el pueblo nevado, precioso castillo a pocos metros, gato del vecino muy cariñoso, vecinos amables. Fue un conjunto de cosas que hicieron que nos gustara tanto.

Te dejo el enlace para reservar Stamerienas Apartamenti. Y si estuviera ocupado, puedes buscar hoteles en Gulbene o escoger entre los hoteles en Aluksne. Ambas ciudades son recomendables para alojarse.

En algún lugar de nuestra ruta invernal de 12 días por los Países Bálticos: Lituania, Letonia, Estonia.

En algún lugar de nuestra ruta invernal de 12 días por los Países Bálticos: Lituania, Letonia, Estonia.

Día 4. Stāmeriene – parada de tren Stāmeriene y mirador – Alūksnes – Võru (Estonia) – Tartu (Estonia)

Stāmeriene

Buenos días desde un cuento. Desde la ventana de nuestro apartamento con 2 estufas de leña que tuvimos que encender (en un bloque de pisos típico de la zona) veíamos un castillo iluminado toda la noche. Por la mañana, antes del amanecer, llegó el momento de explorarlo. Y ¡efectivamente! es un castillo, de Stāmeriene, y ¡visitable! (3€) Un paseo por el parque, con la música de fondo, y ¡entramos! Eso sí, entramos una hora antes de se apertura, porque a la mujer en la entrada le dimos pena. Nos preguntó de dónde veníamos y al saber que de España, se escandalizó y enseguida nos invitó dentro, para que no nos congeláramos.

El castillo de Stāmeriene es uno de los más emocionantes que visitamos en nuestras ambas rutas por Países Bálticos en invierno. Está poco restaurado (justo para que no se cayera a trozos) y da la sensación de que sigue habitado. Sus cuidadores calientan todas las estufas de leña del castillo a mano, con leña, y todos, sonríen al saludarnos. En las fechas en las que estuvimos estaba decorado para la Navidad, con un gran árbol en el salón principal. Y nos dejaron abrir todas las puertas que encontráramos. ¡Una experiencia maravillosa!

También exploramos un poco el pueblo de Stāmeriene (iglesia, calles) y nos dirigimos a una de las estaciones de tren de via estrecha que une Gulbene con Alūksnes. En la estación hay un pequeño museo, pero el horario es muy limitado.

Castillo de Stāmeriene - un lugar mágico en nuestra Ruta por Países Bálticos en invierno.

Castillo de Stāmeriene – un lugar mágico en nuestra Ruta por Países Bálticos en invierno.

Alūksnes

Desde Stāmeriene cogimos una carretera segundaria preciosa para llegar a Alūksnes. Para mi gusto, la parte más atractiva en invierno es la isla del castillo y los dos puentes que la unen con tierra firme por encima de los lagos. Pasea tranquilamente, escuchando cómo ruge la nieve bajo tus pies. Al lado del parking hay una cafetería.

Dēliņkalna skatu tornis

Antes de cruzar a Estonia hicimos una última parada: atardecer desde Dēliņkalna skatu tornis – una torre de observación que servía para vigilar las fronteras. Hoy en día es un mirador. De cómo casi se nos queda el coche atrapado en la nieve ya hablaremos otro día. Hoy solo vuelvo a decirte:

En invierno mira bien por dónde te metes en los Países Bálticos. No vas a ver muchos señales de peligros o prohibido el paso. Los locales son prudentes, conocen muy bien las limitaciones de sus coches y no hay muchos turistas en esta época que se desvíen de las carreteras principales, como nosotros. Así que, prudencia ante todo.

Atardecer desde Dēliņkalna skatu tornis, Letonia, en la frontera con Estonia.

Atardecer desde Dēliņkalna skatu tornis, Letonia, en la frontera con Estonia.

Võru y Tartu, Estonia

Perdimos un poco de tiempo sacando el coche, así que cruzamos la frontera con Estonia ya de noche. Paramos en Võru para descansar la vista, estirar los pies y pasear por su centro, decorado con muchas luces, por supuesto. Hicimos reserva de nuestro alojamiento en Tartu y en una hora aprox. nos presentamos allí. Un paseo por el Tartu (link a nuestro post) nocturno – una de nuestra ciudades favoritas de Estonia – y a descansar.

Alojamiento en Tartu, Estonia: En Tartu reservamos un alojamiento por AirBnB, pero desde hace mucho que no uso esta plataforma, ya que por lo general, suele tener precios similares o más altos que Booking. En este caso tenía 15€ de crédito y por eso optamos por reservar en AirBnB. El apartamento estuvo correcto, sin más. Te dejo enlace a todos los apartamento y hoteles en Tartu, para que puedas elegir la mejor opción.  Te recomiendo que solo te fijes en alojamientos con una puntuación de 8 o más.

De camino a Voru, Estonia.

De camino a Voru, Estonia.


Estonia

En Estonia, por algunas razones u otras, siempre pasamos el mayor tiempo de nuestros viajes por Países Bálticos. Y eso que es el país más lejano de donde solemos aterrizar (en Lituania). ¿Tendrá algo especial? ¿Nos habrá echado un conjuro para que nos enamoráramos locamente de él?

Día 5. Tartu – Tallin

En Tartu pasamos casi todo el día, paseando tranquilamente y visitando algunos de los muchos museos que alberga. En esta ocasión entramos en el Jardín Botánico de Tartu y el Museo de la Universidad. Y dirás,

¿Jardín Botánico en Estonia en invierno? ¿Pero merece la pena?.

Sí y mucho.

Por lo que realmente pagas es la gran estufa con muchas plantas muy bien cuidadas. Puedes pasear a diferentes niveles y, cuando estuvimos nosotros, incluso había una expo de coronas navideñas de todo tipo. Y, por cierto, la entrada al Jardín Botánico por fuera es gratuita, como si fuera un parque de la ciudad.

El Museo de la Universidad de Tartu se merece por lo menos un par de horas de tu tiempo. Hay varias plantas y puedes subir a la última en el ascensor más antiguo de Tartu. Antes del viaje te explicarán cómo funciona y habrá que respetar todos los pasos, porque en caso contrario no se activará. La mayoría de las exposiciones son interactivas: de escuchar, ver, tocar, accionar. Y para terminar de seducirte con la visita, te diré que está en una antigua catedral. Al salir puedes pasear por la parte de sus ruinas sin rehabilitar, gratuitamente.

Por la tarde llegamos a Tallin, recogimos nuestra Tallin Card, nos alojamos fuera del centro y volvimos al casco histórico en transporte público. ¡Qué empiece el cuento invernal!

Porque nos alojamos fuera, porque usamos transporte público en Tallin para movernos, si merece la pena la Tallinn Card – todas las respuestas en el post Consejos prácticos para visitar Tallin (en invierno).

Alojamiento en Tallin: Tenemos un artículo muy extenso sobre alojamientos en Tallin. Consulta nuestro articulo Consejos prácticos para visitar Tallin, enlace unas filas más arriba. Todos los hoteles disponibles en Tallin, los encontrarás en este enlace de Booking.

Restaurantes en Tallin: Consulta nuestro post Consejos prácticos para visitar Tallin, enlace unas filas más arriba.

Casco antiguo de Tartu, Estonia, Países Bálticos.

Casco antiguo de Tartu, Estonia, Países Bálticos.

Días 6 – 8. Tallin – Saaremaa

Pasamos tres días en la capital de Estonia, disfrutando de su ambiente festivo, visitando museos y otros atractivos turísticos y ¡celebrando el Año Nuevo en la plaza central bajo la nevada! Momentos inolvidables. Nunca me canso de volver a Tallin. Tiene para todos los gustos: una ciudad medieval impresionante, múltiples museos interactivos en los que descubrirás que incluso te interesan los temas que nunca pensabas que fueran de tu interés. También hay miradores, vida animada, buenos sitios para comer e incluso playas para los que vengan en verano.

Si quieres saber qué ver en Tallin, lee nuestros posts Qué ver en Tallin y Atracciones de Tallin: cómo visitar las más interesantes sin agobiarse.

Aunque no quisiéramos dejar Tallin, lo que nos esperaba por delante no era menos emocionante: rumbo a la isla más grande de Estonia – Saaremaa. Se puede entrar por diferentes vías, pero la más fácil y barata es cogiendo el ferry en Virtsu a la pequeña isla de Muhu y de allí, cruzar a Saaremaa por un puente. Es lo que hicimos.

Alojamiento en Saaremaa: Nos alojamos en la Marina Kuressaare, en un precioso alojamiento. Nos costó 34€ la noche. El apartamento es muy espacioso, con buen diseño, preciosas vistas, bien ubicado. Si está disponible, no dudes en reservarlo.

Enlace al Booking de Kuressaare Marina Apartment. Si tienes problemas para acceder al alojamiento, pregunta a los vecinos, seguro que te ayudan (#NosPasó).

Si no está disponible o está muy caro, te dejo enlace a todos los hoteles en Saaremaa.

Tallinn, Estonia, en invierno.

Tallinn, Estonia, en invierno.

Días 9 – 10 Saarema – Muhu – Pärnu

¡Tenemos dos días completos para explorar Saaremaa y Muhu! Aunque, decir la verdad, no es suficiente. Si viajas a estas islas estonias en invierno, en este tiempo te puedes hacer una idea, porque igual las carreteras más pequeñas estarán intransitables. Pero si vienes en verano, procura reservar por lo menos 4-5 días para explorarlas bien. En Saaremaa hicimos una ruta de una especie de flor de tres pétalos, así intentando «tocar» todas las zonas.

Saaremaa y Muhu no están densamente pobladas, una gran parte del terreno es salvaje. En parte, se debe a que en la Era Soviética en Saaremaa había una base militar secreta y ni siquiera los estonios podían pasar sin un permiso especial. Era una isla cerrada al público y protegida. Dicen que hasta hoy en día se encuentran restos de esta base y de las guerras en sus densos bosques. Por otro lado, gracias a esta situación, la gran parte de su naturaleza es virgen, sin construir ni explotar.

#Curiosidad: ¿Sabías que la isla de Saaremaa es muy propensa a las caídas de meteoritos? Uno de estos lugares de impacto, convertido en una laguna, es muy fácil de ver.

Cráter de un meteorito en Saaremaa. Países Bálticos en invierno.

Cráter de un meteorito en Saaremaa.

Muhu

En Muhu, solo visitamos un Museo al aire libre y el poblado principal. Según nos contó uno de sus habitantes, Muhu es la unidad independiente más pequeña de Estonia y se sienten muy orgullosos de ello. Hubo una propuesta de unirse administrativamente a Saaremaa, pero se rechazó rotundamente. ¡Espíritu libre al poder!

#Curiosidad: el Museo al aire libre es muy curioso. Consta de 3 aldeas, pero, ¡atención! forma parte de un pueblo de verdad, donde aún vive gente. Incluso hay carteles que avisan que solo se puede entrar en casas que tienen símbolo del museo. Sin él significa que la casa es propiedad privada y habitada. Creo que queda claro que las casas habitadas son iguales que las del museo, ¿verdad? ¿Mola?

Ferry y Pärnu

Este mismo día al atardecer cogimos la ferry de vuelta a la tierra firme. ¡Qué bonito es el atardecer desde el ferry-rompehielos! Sobre todo, cuando vas atravesando las zonas de hielo, rompiéndolo en pedazos con un murmullo de las aguas debajo. Por cierto, ¿sabías que los ferrys en esta zona son rompehielos? Circulan todo el invierno. A veces se hace una carretera sobre hielo cuando el mar se congela, pero, al parecer, este año no lo van a hacer. Según los locales, por razones económicas (para no perder el dinero del ferry) para recuperarse después de la COVID.

Alojamiento en Pärnu: Pärnu es una ciudad que tiene casi 700 alojamientos turísticos en Booking. Está en el segundo puesto, solo detrás de la capital de Estonia, Tallin. Fuera de temporada alta de verano no tendrás problemas para encontrar algún alojamiento chulo. Nosotros nos quedamos en una bonita villa de madera, en un pequeño apartamento con todo lo necesario para una estancia cómoda. Enlace para reservar Austri Villa. Todos los hoteles en Pärnu.

Restaurantes en Pärnu: En Pärnu llegamos pronto a la ciudad, así que nos fuimos a cenar a un restaurante tipo bufet. Me encantan esos restaurantes, porque puedes elegir lo que quieres, viendo el producto, y porque el tiempo de espera suele ser inferior al de un restaurante tradicional. El restaurante tiene nombre prácticamente impronunciable Portaal Söögisaal. Bonito diseño, precios económicos, sobre todo, si comparamos con Tallin.  Está ubicado en un centro comercial, muy céntrico. Recomendable.

Ferry entre Muhu y tierra firme, ruta por Estonia en invierno.

Ferry entre Muhu y tierra firme, ruta por Estonia en invierno.


Estonia, Letonia

Sólo nos quedan 2 días para completar la ruta por Países Bálticos este año. Y aún tenemos más de 400 kilómetros por delante para llegar al aeropuerto de Kaunas. Toca acelerar el paso, pero no vamos a dejar de hacer paradas turísticas con la excusa de estirar las piernas y descansar la vista.

Día 11. Pärnu, Estonia – Jelgava, Letonia

Nuestra siguiente parada en esta ruta invernal por los Países Bálticos es Pärnu y sus alrededores. Pärnu es una de las ciudades más importantes de Estonia que está en la carretera que une Tallin, Estonia, con Riga, Letonia. También tiene un importante puerto fluvial. Y lo curioso de este puerto es cómo protegen la desembocadura del río de los sedimentos. Construyen unos muelles muy largos que llegan lejos en el mar. Desde el punto turístico y lúdico es interesante saberlo, porque se pueden aprovechar para caminar (en condiciones climáticas adecuadas) y para pescar en invierno.

Además de dar una vuelta por el centro de Pärnu, merece la pena hacer alguna parada en sus playas con dunas – en invierno, cubiertas de nieve – y visitar los humedales. Para hacerlo, existen numerosas pasarelas de madera y torres-miradores. Se puede aparcar con facilidad en el comienzo de estas pasarelas o en las calles cercanas.

Ruta por la costa entre Pärnu, Estonia, y Riga, Letonia, Países Bálticos, en invierno.

Ruta por la costa entre Pärnu, Estonia, y Riga, Letonia, Países Bálticos, en invierno.

De Pärnu a Letonia por la costa

Tomamos rumbo a Letonia recorriendo la costa del mar Báltico. Escogimos las paradas que no nos requerirían mucho tiempo: aparcas, sales, ves el mar, vuelves – porque solo teníamos 2 días para deshacer nuestro camino hasta Kaunas.

De nuestras paradas destacaría Ainažu mols, uno de los muelles de los que hablaba antes con vistas muy bonitas y que brinda un paseo muy tranquilo. Lo curioso es que está justo en la frontera entre Estonia y Letonia. Aparcamos en Letonia, pero no estoy segura de que no habíamos cruzado la frontera varias veces haciendo la caminata. ¡Atención! Según el cartel en el parking, aquí se pueden ver focas. Hay incluso normas de comportamiento en tal caso.

Una parada más que me gustó muchísimo fue La Senda del Atardecer. Tuvimos muchísima suerte y llegamos justo en el momento adecuado. ¡Es una preciosidad! Primero puedes caminar por unas pasarelas de madera en el bosque con vistas al mar Báltico, pero también puedes bajar a la playa y maravillarte con las olas congeladas bañadas en los últimos rayos del sol. Toda la senda es de 3 kms (lineal). Avisto importante: el parking es de pago (2€/1h (mínimo)), y recomendamos pagarlo. Aunque parezca que estás en medio de la nada, la policía en Letonia hace rondas regularmente y no tienen ningún problema en multar un coche de alquiler.

Ruta del atardecer en Letonia en invierno, Países Bálticos.

Ruta del atardecer en Letonia en invierno, Países Bálticos.

Rundāle Palace Museum, Letonia

Continuamos nuestra ruta por los Países Bálticos visitando uno de los palacios más populares de Letonia: Rundāle Palace Museum. Según Google, aquel día cerraba a las 19.00. Pero a la medida que nos íbamos acercando y no veíamos ninguna luz, ni coches en ninguno de los parkings, ni gente… empezamos a dudar.

Acortando la historia y omitiendo todos los detalles descriptivos de estar en una gran explanada sin  luz, intentando llegar sobre la mezcla de nieve y barro a un edificio gigantesco delante, te resumo: en caso de duda, dirígete a los establos. Allí están las taquillas en invierno (8€/visita por libre). Y no se ve la luz, porque tienen las ventanas tapadas. Supongo, para que no se escape el calor.

¿Merece la pena? Si te pilla de camino y no tienes que cambiar mucho tus planes para hacerlo, sí. Es muy bonito, pero relativamente aburrido: un típico palacio grandioso donde no puedes tocar nada y los carteles con información son muy técnicos. Pero repito, bonito y limpio sí que es. Ah, y si quieres conocer las típicas mujeres que solían custodiar los espacios museísticos en los tiempos de la URSS, visita el palacio de Rundale. Son peculiares, pero amables.

Alojamiento en Jelgava: Nosotros nos quedamos en Jelgava en un apartamento. El apartamento estuvo bien, pero sin más.  Tenía bonitas vistas al árbol de Navidad de la ciudad. Lo curioso es que está ubicado en un típico edificio soviético de 5 plantas. No nos impresionó este alojamiento, aunque no podría ponerle ninguna pega de peso. Quizá fue porque era nuestro último alojamiento y teníamos las expectativas altas por este precio (37€). O quizá porque el dueño nos esperaba dentro del apartamento y no llevaba mascarilla en época de Covid. O porque el aparcamiento estaba muy oscuro y tenía muchas señales de trafico de prohibición.

Te dejo el enlace a Charme Apartament. Y si prefieres ver otros alojamientos por la zona, enlace a hoteles en Jelgava.

Rundāle Palace Museum, Letonia.

Rundāle Palace Museum, Letonia.


Letonia, Lituania

Último cruce de fronteras en esta ruta invernal por los Países Bálticos. Pero antes de despedirnos de Letonia vamos a dar un paseo por la ciudad en la que nos alojamos, Jelgava. Y en Lituania tenemos dos paradas importantes antes de coger el avión.

Día 12. Jelgava, Letonia – Šiauliai, Lituania – Kaunas, Lituania

Teníamos especial interés por Jelgava, porque durante varios días fue capital de Letonia. Pero, decir la verdad, no te lo puedes imaginar cuando la visitas. Por eso solo recomendamos parar aquí si te queda de camino. El gran palacio – actualmente, universidad – es majestuoso. Las numerosas iglesias son bonitas. En una de ellas, incluso, está la oficina de información turística. Y también existe una calle antigua a unos kilómetros del centro de la ciudad. Curioso y agradable.

Colina de las Cruces

En la ruta por los Países Bálticos hace tres años no nos cuadraba visitar un lugar mítico – la Colina de las Cruces, cerca de Šiauliai. Esta vez no la íbamos a perder. ¿Qué te puedo decir? Efectivamente, es tan espectacular como la pintan. No sé cuántas cruces hay, parece millones: de todos los tamaños, formas y materiales. La entrada es gratuita; si quieres dejar el coche en un parking habilitado, a unos 500 m de la colina, son 0,90€ (por estacionamiento) y el baño cuesta 0,50€. ¡Atención! Si te dan yuyu las cruces – como a nuestras madres – debes saber que no se trata de enterramientos. Es un lugar simbólico, que representa la resistencia del pueblo letón.

#Curiosidad: Cualquiera puede colocar una cruz en la colina. Pero antes de hacerlo, lee las normas que están debajo del puente por donde se accede a la Colina desde el parking. Se pueden comprar cruces en el parking o traer una propia.

Colina de las Cruces cerca de Šiauliai, Lituania, Países Bálticos.

Colina de las Cruces cerca de Šiauliai, Lituania, Países Bálticos.

Museo de los gatos, Šiauliai, Lituania

Para terminar nuestra ruta por los Países Bálticos de manera inolvidable, visitamos un museo muy especial: Museo de Gatos. Además de las exposiciones dedicadas a… gatos, hay un mini zoo con serpientes, ratones, cobayas, pájaros, y ¡6 gatos vivos que te siguen por todos lados! Vamos, además de un museo es una zona de gato-terapia. Una visita muy recomendable (3€).

Museo de los gatos.

Museo de los gatos.


Esperamos que te ha gustado nuestra ruta invernal por Países Bálticos de este año y su quieres saber sobre Países Bálticos , lee otras entradas en nuestro blog.