Ruta en coche o camper por la Selva de Irati (y alrededores), Francia.

Ruta en coche por la Selva de Irati (y alrededores). Francia

La parte de la Selva de Irati de Francia es más pequeña en comparación con la de España. Sin embargo, la aventura de llegar hasta ella y los rincones que hay de camino hacen que esta escapada merezca muchísimo la pena. A nosotros nos gustó tanto que ya estamos maquinando un plan para volver por la zona lo antes posible. Por sus carreteras solitarias y con vistas que te quitan el aliento, por sus pueblos encantadores, por su paisaje respetado por el hombre y por la libertad que se siente a la hora de moverte en camper. Sí, una de las mejores formas de conocer Francia, la Selva de Irati incluida, es en tu casa sobre ruedas.

En el post Qué ver en la Selva de Irati tenéis un pequeño apartado dedicado a nuestra experiencia recorriendo la Selva de Irati en furgo. También en el post Alojamientos en la Selva de Irati tenéis muchas opciones para pernoctar a gusto, aparte de otras opciones para viajeros en coche.

Selva de Irati en Francia - salvaje y poco explotada.

Selva de Irati en Francia – salvaje y poco explotada.

Ruta en coche o camper por la Selva de Irati (y alrededores). Francia

Aunque esta ruta en coche o camper por la Selva de Irati en el lado de Francia no se ciñe a la selva, todos los puntos de interés están muy cerca. Si quieres dar la vuelta a la Selva de Irati, habría que pasar por Francia. Y ya que cruzamos la frontera, ¡vamos a aprovechar y ver lo que hay por la zona! Nosotros entramos por la carretera NA-138 (la de la Fábrica de Eugi) y D-58 en Francia y recorrimos la parte francesa hasta el puerto de Larrau.

En el mapa tenéis todos los puntos que visitamos en la Selva de Irati, en los alrededores que están de camino, tanto en el lado español como francés. En otros posts (además de los citados arriba) podéis encontrar información sobre todos estos lugares, consejos prácticos para organizar vuestro viaje y algunas anécdotas.

Ruta en coche por la Selva de Irati (y alrededores). Francia

Ruta en coche por la Selva de Irati (y alrededores). Francia

Saint-Jean-Pied-de-Port

Comenzamos nuestra ruta por la Selva de Irati y sus alrededores en Saint-Jean-Pied-de-Port, en Francia. Saint-Jean-Pied-de-Port es una ciudad pequeñita encantadora (echo de menos la palabra inglesa «town» para definirla mejor), rodeada por una muralla que se puede recorrer por el «Camino de la ronda«. Por sus calles medievales, con casas cuidadas y desiguales, se llega al castillo que hoy en día se usa como… un colegio. Me pregunto: Una vez todos los niños estén dentro ¿se subiría el puente elevadizo?

Castillo-colegio en Saint-Jean-Pied-de-Port, Francia.

Castillo-colegio en Saint-Jean-Pied-de-Port, Francia.

#Curiosidad: Saint-Jean-Pied-de-Port está lleno de casas de acogida de los peregrinos del Camino de Santiago. Y, por cierto, están a muy buen precio. Eso sí, a las 12.00 la mayoría ya tenían el cartel «lleno» colgado.

Calles de Saint-Jean-Pied-de-Port.

Calles de Saint-Jean-Pied-de-Port.

Vinos AOC de Irouleguy

¿Sabías que Saint-Jean-Pied-de-Port pertenece a una de las zonas vinícolas más exclusivas y pequeñas de Francia? La gran mayoría de los viñedos que hay en la zona forman parte de la AOC (denominación de origen controlado) de vinos de Irouleguy, en el País Vasco francés, en la provincia de Baja Navarra. Estos viñedos se extienden por 10 pueblos alrededor de Saint Etienne de Baïgorry y de Saint Jean Pied de Port. Las viñas se plantan de entre 200 y 450 m de altura en las laderas de las montañas, algunas, muy empinadas. La gran mayoría de los vinos que se producen aquí son tintos (alrededor de 65%), muchos rosados (un 25%) y algunos blancos (10% aprox.).

Se dice que los primeros viñedos en la zona de Irouleguy fueron plantados por los frailes de la Abadía de Roncesvalles en el s. XII. Ofrecían el vino a los peregrinos del camino de Santiago de Compostela. ¿Se respetará esta tradición hoy en día?

En Saint-Jean-Pied-de-Port compramos nuestro primer vino de este viaje: Argi, rosado, muy interesante.

Saint-Jean-Pied-de-Port desde el mirador del castillo.

Saint-Jean-Pied-de-Port desde el mirador del castillo.

Col d’Orgambidé

De Saint-Jean-Pied-de-Port nos dirigimos a Col d’Orgambidé por carreteras sinuosas y estrechas, pero, al mismo tiempo, muy vistosas.

Cueva de Arpea

El objetivo de llegar hasta aquí es escalofriante y emocionante al mismo tiempo. Aquí empieza la temida pista (asfaltada), muy estrecha, a lo que, dicen, es una de las maravillas de esta zona fronteriza – a la Cueva de Arpea (Harpéa) – una formación natural singular, producida por el choque de las placas tectónicas hace miles de años. Desde hace siglos se utiliza por los pastores para guardar ganado dentro y desde hace poco, por turistas, para su disfrute y para poner a prueba sus dotes de conducir.

#Spoiler: A la Cueva de Arpea se puede caminar desde el parking de Col d’Orgambidé. Son alrededor de 4 kms (solo ida). Aunque habría que andar por la pista (asfaltada), compartida con coches, los vehículos suelen ir despacito. Si volvemos por esta zona algún día, yo iré andando.

Cueva de Arpea (Harpéa), Francia.

Cueva de Arpea (Harpéa), Francia.

Cromlech de Orgambidé

Comimos en el único restaurante disponible a muchos kilómetros – en nuestra furgo en Col d’Orgambidé – con vistas espectaculares y en compañía de otros furgoneteros y vacas. Estas últimas te miran fijamente, ¿pidiendo comida? ¿te quieren decir algo? Pero no se acercan demasiado. Después de la hora de comer las vacas se fueron a otra zona y se acercaron los caballos… ¿Llegamos el día de la gran exposición del ganado? o ¿Cada uno tiene su hora de estar en esta gran esplanada con vistas?

#TipViajero: Lo del «único restaurante a muchos kilómetros en los alrededores» no es ninguna broma. Se nos acercaron unos motoristas preguntando, desesperados, si conocíamos algún restaurante por la zona. Estaban hambrientos (no me extraña, a las 15:30) y decían que no encontraban nada. Aviados estáis: esta zona es bastante salvaje, llevar bocadillo por lo menos.

Nuestra compañía a la hora de comer en Col de Orgambidé.

Nuestra compañía a la hora de comer en Col de Orgambidé.

En el mismo Col d’Orgambidé se encuentra el cromlech de Orgambidé. Según tengo entendido (por la inscripción en el mismo monumento), es una reproducción moderna de uno que estaba en este lugar, pero desapareció. Sea como fuera, sale muy bonito en las fotos. Y parece que en un determinado momento del día los rayos del sol atraviesan el agujero. ¿Este cromlech servía para rituales solares?

Cromlech de Orgambidé, entre Navarra (España) y Francia.

Cromlech de Orgambidé, entre Navarra (España) y Francia.

Plateau d’Irati-Cize y la Selva de Irati desde Francia

Siguiente punto en la lista de qué ver en la Selva de Irati desde Francia es… el mismísimo corazón de la Selva de Irati francesa. Comenzamos en el Plateau d’Irati-Cize, en el área de autocaravanas.

Siguiendo la carretera D-18, llegamos al punto en el mapa que se llama «Sentier d’interprétation Erreka Idorra«, a unos 4 kms del Plateau d’Irati-Cize. Los últimos 200 metros son una pista sin asfaltar, pero transitable. También se puede aparcar antes, justo después del puente. Y ¡voilà! estamos en plena Selva de Irati en el lado francés, rodeados de hayas y otros árboles de hoja caduca.

No hicimos rutas de senderimo largas por aquí, por falta de tiempo, pero sí que salimos a pasear un poco. ¡Mágico! Eso sí, aquí las temperaturas son más bajas que, por ejemplo, en el Plateau d’Irati-Cize, y la niebla es más persistente. En octubre, hasta las 10.00 no vimos ningún rayo del sol.

#TipViajero: En el lado francés vimos muy pocos carteles (uno, justo antes de llegar al Plateau d’Irati-Cize) con información sobre la zona: rutas, accesos, parkings, etc. Parece que «este lado» es mucho más «salvaje» y mucho menos «explotado» que el español. La señalización de los caminos también es mínima; ven preparado y con rutas descargadas de antes, porque hay poca cobertura.

Selva de Irati desde el Plateau d'Irati-Cize, Francia.

Selva de Irati desde el Plateau d’Irati-Cize, Francia.

Carretera D301, entre Col d’Orgambidé y la Selva de Irati, Francia.

Nosotros llegamos al Plateau d’Irati-Cize desde la Cueva Arpea, por la carretera D301. Hasta el momento, es la carretera que más «yu-yu» me ha dado (Kate) en la Selva de Irati en ambos lados. Sin embargo, si me preguntaras si la aconsejo, te diría que sí. Aguantando el miedo. Porque el paisaje es flipante. Para llorar de emoción. ¿Qué me asustó? Te lo cuento, porque, igual, para ti no es nada por lo que preocuparse. Pendientes fuertes, carretera estrecha y, en un tramo, con un firme regular (nada grave). Además, como sufro de vértigo, en algún tramo lo sentí. Pero, ahora que la conozco, la repetiría.

Carretera D301, Francia, tan escalofriante como mágica.

Carretera D301, Francia, tan escalofriante como mágica.

Col d’Orgambidesca y la carretera D19, entre la Selva de Irati y Larrau, Francia

La carretera D19 es otra carretera paisajística, pero sin llegar a ser agobiante (para mi gusto personal). Hay muchos apartaderos y parkings para poder parar con seguridad e intentar absorber el encanto desprendido por los alrededores. Pero mi punto favorito, sin duda alguna, es el Col d’Orgambidesca. Lo reconoceréis fácilmente, porque a pocas curvas vais a empezar a avistar un paisaje sobrecogedor y os entrarán ganas de parar. Tranquilos. Al lado del «mirador», a ambos lados de la carretera, hay bastantes plazas para estacionar con seguridad.

Nada más empezar a subir, las vistas son alucinantes. Pero no pares. Llega al borde derecho (con cuidado y precaución) y mira abajo, al valle que parece no tener fin, con sus pueblitos resguardados en el fondo.

#TipViajero: Parece que aquí hay muchas aves. Vimos un grupo de amantes de pájaros con prismáticos disfrutando de una mañana gélida.

Mirador en el Col d'Orgambidesca. Selva de Irati desde Francia.

Mirador en el Col d’Orgambidesca.

Larrau (pueblo)

Larrau es un pueblo francés muy majo, enclavado entre montañas. Sus casas, de paredes gruesas, parecen estar bien protegidas del frío, nieve y viento, y sus habitantes, de sonrisa fácil, parecen no tener prisas. Encontrarás abuelitos-girasoles persiguiendo los rayos del sol para bañar su rostro. Alguna mujer sale a ver qué pasa en la calle y deja entreabierta la puerta, de la que sale el olor al ¿biscocho? ¿croissant? ¿panecitos? Y de un edificio azul se escapan risas y gritos de juego – ¿será un cole?

Al igual que el resto de Francia que rodea la Selva de Irati, Larrau está lleno de magia, calma, belleza silenciosa. No te abruma, sino te atrapa lentamente. Y antes de darte cuenta, estás enamorado-perdido de esta zona, deseando volver antes de dejarla.

#TipViajero: En Larrau hay un pequeño parking al lado de la carretera D26, con un cómodo acceso que te permite evitar conducir por sus estrechas calles con pendientes.

Larrau (pueblo). Cerca de la Selva de Irati, Francia.

Larrau (pueblo).
Cerca de la Selva de Irati, Francia.

Passerelle d’Holzarte

Las Pasarelas d’Holzarte no pertenecen a la Selva de Irati, pero es un bonito lugar en Francia, muy cerca de la carretera D26, por la que se podría volver a España y bajar hasta la Selva de Irati en el lado español, entrando por Ochagavía.

Lo bueno de esta ruta es que es modificable; puedes ajustar su longitud al tiempo que quieras dedicarle. La opción más corta, y más popular, es la parte lineal desde el parking hasta el puente colgante. Lo puedes cruzar o no, y volver. Es lo que hicimos nosotros, ya que teníamos otros planes para ese día. Además, existen dos rutas circulares (hay cartel con información en el parking) que te llevarían mínimo media jornada cada una.

El paisaje es precioso. Comienzas a caminar por el bosque de hoja caduca, siguiendo el curso del río. Luego sales a un claro para ver las vistas. Te escondes en el bosque de nuevo. Y, al final, la senda se despeja para que puedas observar el puente a lo lejos. Toma tu tiempo para abrazar la inmensa grandiosidad del entorno. Lo que en el mapa eran curvas de nivel juntitas coronadas con un cortado en realidad se transformó en un «cruce» de varios barrancos profundos con un hilito del río en el fondo.

Puente colgante de las Passerelle d'Holzarte.

Puente colgante de las Passerelle d’Holzarte.

Datos prácticos de la ruta de Passerelle d’Holzarte

Longitud y desnivel: 5 kms entre ida y vuelta. +/- 450 m.

Terreno: Senda, mayoritariamente. Hay un tramo más empinado y equipado con cadenas para mayor estabilidad. Con tranquilidad y sin prisas se afronta bien. El resto de la senda, por bosque. Extremar precaución en los alrededores del puente y en el puente.

Parking: en el Aubergue Logibar. Nosotros personalmente compramos un café en el bar y preguntamos si podemos dejar el coche. Nos dijeron que sí. Pero vimos gente que dejaba los coches sin preguntar. Supongo que no hay ningún problema.

Nuestro track: nuestra ruta (lineal) al Puente Colgante.

Otras variantes: si dispones de unas 4-6 hrs, puedes hacer una de las rutas circulares, hacia izquierda o derecha después de cruzar el puente. En el parking hay cartel con más información. En ViewRanger se ven muy bien las sendas/pistas a seguir. Si conocéis estas rutas, contadnos qué tal.

Ruta de Passerelle d'Holzarte. Selva de Irati y alrededores, Francia.

Ruta de Passerelle d’Holzarte.
Selva de Irati y alrededores, Francia.

Carretera D26 hacia el Puerto de Larrau

La carretera D26, entre Larrau y el Puerto con el mismo nombre, es una estrecha y empinada carretera de montaña que trascurre entre bosques, aldeas y granjas pintorescas. Merece la pena recorrerla sin prisas, con precaución y parando en los apartaderos habilitados para disfrutar de las vistas.

#TipViajero: en octubre 2021 había una señal de «carretera cortada» desde el lado español, es decir, para bajar a Francia desde el Puerto de Larrau.

En el post Qué ver en la Selva de Irati tenéis la descripción de la ruta al pico Orhi desde el Puerto de Larrau.

Carretera D26, Francia, hacia el Puerto de Larrau, desde el pico Orhi. Selva de Irati desde Francia.

Carretera D26, Francia, hacia el Puerto de Larrau, desde el pico Orhi.


Más sobre Francia en nuestro blog.