Qué ver y hacer en la Comunidad de Madrid. Planes diferentes.

10 lugares sorprendentes de la Comunidad de Madrid

Lo bueno de la Comunidad de Madrid, que es relativamente pequeña y las distancias son cortas. Lo malo es que hay muchas cosas interesantes y te puedes entretener bastante explorando pueblos, montañas, carreteras con encanto, playas, etc.  Así que, hemos seleccionado 10 lugares de la Comunidad de Madrid que a nosotros nos sorprendieron. A ver qué te parecen a ti.

10 visitas sorprendentes en la Comunidad de Madrid: ermitas en la montaña.

10 visitas sorprendentes en la Comunidad de Madrid: ermitas en la montaña.

10 lugares sorprendentes de la Comunidad de Madrid

Aunque la Comunidad de Madrid es pequeña, tiene muchísimos rincones encantadores, pero al mismo tiempo desconocidos para la gran mayoría. Y en esa “gran mayoría” nos incluíamos nosotros hasta que nos pusimos como objetivo explorar la Comunidad de Madrid.

Nuevo Baztán, Alcarria Madrileña. Comunidad de Madrid.

Uno de los pueblos con más encanto de la Comunidad de Madrid es, sin duda, Nuevo Baztán. Es diminuto, pero merece mucho la pena. El conjunto de Nuevo Baztán es muy especial, porque el pueblo entero fue diseñado y construido con un objetivo claro: impulsar el desarrollo industrial de España a principios del s. XVIII.

Y lo más sorprendente es que una sola persona fue el «director creativo» de este experimento sin precedentes en España – Juan de Goyeneche, originario del Valle del Baztán, Navarra. Tenía una mente inquieta que estaba altamente valorada por Felipe V:

Si tuviera dos vasallos como Goyeneche, pondría muy brevemente a España en estado de no depender de los extranjeros, antes reduciría a éstos a depender de España.

Juan de Goyeneche junto al arquitecto José Benito de Churriguera levantaron Nuevo Baztán entre los años 1709 y 1713. Les salió una villa al estilo Barroco con una planificación práctica: una parte servía para impresionar (los alrededores del imponente palacio-iglesia con las plazas de las Fiestas, del Mercado y de la Iglesia) y la otra, para fabricar (los barrios de las viviendas de los trabajadores, fábricas y huertas). En 1720 llegaron a funcionar al mismo tiempo la fábrica de los paños, de sombreros, de agua ardiente, de jabón, cera y confitería, de seda, colonias, pañuelos y cintas – con más de 500 trabajadores. Seguramente, paseando por sus calles, verás claramente las diferencias.

Si quieres saber más sobre la figura del ilustre Juan de Goyeneche, te dejamos este link a la web de Nuevo Baztán. Y si te interesa la fascinante historia de esta villa, lee nuestro post Nuevo Baztán – teoría industrial hecha realidad. (en proceso)

Palacio-iglesia, Nuevo Baztán.

Palacio-iglesia, Nuevo Baztán.

Salinas de Carcaballana o de Buenamesón, Comarca de las Vegas. Comunidad de Madrid.

¿Sabías que en la Comunidad de Madrid hay salinas? No es el lugar más fácil para llegar, pero merece la pena, si eres aventurero y te gustan sitios escondidos, insólitos, sorprendentes.

Las salinas de Carcaballana o de Buenamesón empezaron a explotarse en el s. XVI y rápido se convirtieron en una gran fuente de ingresos. Aquí se producía tanto sal de mesa como sales de baño. Además, durante un corto período de tiempo funcionaba un balneario aprovechando las sales que, se dice, tienen propiedades curativas.

Salinas de Carcaballana o de Buenamesón, Villamanrique de Tajo.

Salinas de Carcaballana o de Buenamesón, Villamanrique de Tajo.

Cómo llegar a las Salinas de Carcaballana o de Buenamesón

Están cerca de Villamanrique de Tajo. Seguir M-319 hasta que casi se convierta en TO-2580, coger el desvío “Camino de la Salina de Buenamesón” o aparcar. Si quieres seguir en coche, debes saber que la carretera de acceso es de tierra. Valora si te convence. Si aparcas en M-319 – sin molestar el acceso a una pista privada – te quedarán +unos 2 kms andando.

Nosotros tuvimos suerte y pudimos llegar hasta Carcavallana Araujo y aparcar. Desde allí son unos 2 kms ida y vuelta por la misma senda. El camino “oficial” pasa por una finca privada (vallada), así que en los primeros metros toca superar la maleza entre el río y la valla. Luego se sale al buen camino y se sigue cómodamente hasta las salinas.

#TipViajero: No te despistes en la primera cascada y no te des la vuelta. Sigue el camino y al final tendrás la recompensa – una cascada aún más grande y todo el cauce del río blanco como la nieve.

Camino a las Salinas de Carcaballana o de Buenamesón.

Camino a las Salinas de Carcaballana o de Buenamesón.

Colmenar de Oreja, Comarca de las Vegas. Comunidad de Madrid.

Una de las villas más sorprendentes con la que nos encontramos en nuestro roadtrip por la Comunidad de Madrid fue Colmenar de Oreja. Es un pueblo cuyos habitantes  son verdaderos luchadores que pudieron “domar” el arroyo y el barranco que dividía su villa en dos.

Probablemente, el atractivo más conocido de Colmenar de Oreja es el puente de Zacatín que trascurre debajo de las casas. ¡Es impresionante! Pero, si conocieras su historia, te quedarías de piedra. Solo la gente más perseverante estaría dispuesta a sufrir tantos sacrificios y mostrar tanta paciencia como para completar esta obra.

Sin embargo, el puente de Zacatín no es el único atractivo de Colmenar de Oreja. Lee nuestro post Colmenar de Oreja – una villa llena de sorpresas (en proceso) para descubrir más.

Colmenar de Oreja, Comunidad de Madrid.

Colmenar de Oreja, Comunidad de Madrid.

Ermita entre carreteras, Colmenar de Oreja, Comunidad de Madrid.

Ermita entre carreteras, Colmenar de Oreja, Comunidad de Madrid.

Cadalso de los Vidrios, Sierra Oeste de Madrid

No solo el nombre es curioso de este pueblo, sino todo lo que se puede ver en Cadalso de los Vidrios. Por ejemplo, el enorme palacio de Villena (s. XV, Bien de Interés Cultural), con un gran estanque de la huerta y un jardín aún más grande. Frente al palacio se encuentra la fuente de los Álamos, de origen musulmán.

#Curiosidad: Parece que en este palacio se hospedó Isabel la Católica después de la Jura de los Toros de Guisando.

#TipViajero: Entrada al jardín es libre, ahora es parque municipal. El palacio no se puede visitar.

Cruzando la carretera, enfrente del parque palaciego, está el yacimiento de la Iglesia Mudéjar y Necrópolis La Mezquita. Solo se puede visitar en una visita guiada con reserva previa: 918 640 002.

Volviendo a la calle principal y cruzándola, nos adentramos en el casco urbano con muchas calles peatonales. No puedo decir que es el casco histórico mejor conservado, pero hay muchos rincones con encanto, como la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción que empezó a edificarse a finales del s. XV y para la que se usaban piedras de la vieja muralla árabe.

Si necesitas más información sobre Cadalso de los Vídrios, visita su oficina de turismo que, por cierto, se encuentra en la Casa de los Salvajes, una casa solariega con una fachada barroca ricamente decorada.

#Curiosidad: No se sabe con total seguridad de dónde proviene el nombre “Cadalso de los Vidrios”. Según una de las teorías, del asentamiento judío de los tiempos romanos llamado “Cadalfarum” que luego se transformó en “Cadalso”. “De los Vidrios” es un añadido que se refiere a la importante industria de producción de vidrios en auge en los ss. XVI y XVII.

Palacio de Villena, Cadalso de los Vidrios.

Palacio de Villena, Cadalso de los Vidrios.

San Martín de Valdeiglesias, Sierra Oeste de Madrid

Entre los madrileños San Martín de Valdeiglesias es principalmente conocido como “la playa de Madrid“, gracias al embalse de San Juan en el que normalmente está permitido el baño. Sin embargo, San Martín es mucho más.

Dos de sus atractivos principales son el Castillo de la Coracera (s. XV) y las ruinas del Monasterio de Santa María la Real de Valdeiglesias (s. XII, Bien de Interés Cultural).

El castillo se encuentra en el casco urbano, rodeado por la muralla. El monasterio está en el vecino Pelayos de la Presa.

A poca distancia del castillo está la plaza Real con Ayuntamiento en un extremo y la iglesia de San Martín en el otro. Lo curioso es que la iglesia, empezada en el año 1634, nunca llegó a concluirse; de lo previsto sólo se construyó una tercera parte.

#Curiosidad: el sobrenombre “Valdeiglesias” viene de un gran número de iglesias y ermitas que hay en los alrededores. Hoy en día se pueden observar seis.

Si te apetece acercarte al embalse, que sepas que existen muchos accesos, la mayoría, de tierra. También hay bastantes parkings, pero aconsejamos ir a los que están marcados como tales, no explorar si no tienes mucho tiempo, porque hay muchas zonas valladas que imposibilitan acceso al agua.

En la cercanía de San Martín de Valdeiglesias está el Bosque Encantado – una especie de jardín botánico famoso por sus esculturas de árboles y arbustos. La mejor época para visitarlo – finales de primavera. La entrada es de pago.

San Martín de Valdeiglesias.

San Martín de Valdeiglesias.

Pantano de San Juan, Comunidad de Madrid.

Pantano de San Juan, Comunidad de Madrid.

Enoturismo en San Martín de Valdeiglesias

Los vinos de San Martín de Valdeiglesias posee la subdenominación de origen propia, junto a Tielmes, Villa del Prado y Cadalso de los Vidrios, dentro de la D.O. Vinos de Madrid. La forma más fácil de vivir una cata especial es en la moderna vinoteca en la Torre del Homenaje del Castillo.

Si quieres saber más sobre las bodegas en San Martín de Valdeiglesias, te dejamos la web de Madrid Enoturismo.

Castillo en San Martín de Valdeiglesias.

Castillo en San Martín de Valdeiglesias.

El Boalo, Cuenca del Manzanares

Si quieres disfrutar del Parque regional de la Cuenca Alta del Manzanares y de la Pedriza, el Boalo es una buena alternativa a el Manzanares y el parking del Canto Cochino. Es mucho menos transitado, pero los montes no tienen nada que envidiar al famoso “otro lado”. Desde la ermita de San Isidro tienes unas cuantas rutas de diferente dificultad.

Nosotros habíamos hecho una circular por la zona. Son unos 4 kms y 450 m de desnivel positivo. La única dificultad técnica son las clavijas, pero el tramo es corto. Tampoco es muy cómoda la bajada – pendiente pronunciada y suelo escurridizo, pero las vistas y el silencio compensan de sobra las “incomodidades”.

Si te interesa esta ruta, te dejamos nuestro track: Senda de las Cabras.

El municipio consta de tres núcleos: El Boalo, Mataelpino y Cerceda, este último, el más poblado. Cada uno de los núcleos tiene una iglesia o ermita y sus calles, vistas privilegiadas a la Maliciosa y los riscos de la Pedriza.

#Curiosidad: Parece que el nombre de el Boalo proviene de “dehesa boyal” – un prado comunal donde un pueblo suelta su ganado (RAE). Curiosamente, hoy en día los alrededores de los tres núcleos están llenos de granjas de vacas.

Ruta desde El Boalo, Comunidad de Madrid.

Ruta desde El Boalo, Comunidad de Madrid.

Talamanca del Jarama, Cuenca del Jarama

¿Qué buscas en tus viajes? ¿Naturaleza? ¿Arquitectura mudéjar en la Comunidad de Madrid? ¿Te gustan iglesias románicas o puentes romanos? ¿A lo mejor te encantan las villas rodeadas de ríos y arroyos? Si la respuesta es sí a cualquiera de las opciones, escápate a Talamanca del Jarama.

Es un pueblo pequeño y encantador con un agradable parque, “La Chopera”, donde descansar.

Si quieres saber todos los detalles de lo que se puede ver y hacer en Talamanca de Jarama, lee nuestro post (en proceso).

Talamanca del Jarama.

Talamanca del Jarama.

Puente romano, Talamanca del Jarama.

Puente romano, Talamanca del Jarama.

Torremocha del Jarama, Cuenca del Jarama

Torremocha del Jarama, rodeado de olivares, viñedos y campos de cereal, casi al límite de la Comunidad de Madrid, al lado de uno de los pueblos más visitados de la zona, Patones de Arriba, es muy poco conocido. Y es una pena, porque, además de un cuidado casco urbano, es un epicentro de artesanos, agricultores y productores locales.

Para que te des cuenta de todo lo que hay en esta tierra viva y auténtica, comienza tu visita en el Centro Artesanal Torrearte y el Museo de la Agricultura. Y pide que te hagan una excursión guiada para entenderlo mejor. En el punto de información, además de conseguir información sobre la zona, puedes comprar productos locales: las zonas viñeras más conocidas de la comunidad están en el sur, pero ¿sabías que en el Norte de Madrid también se producen vinos? También, miel, embutidos, quesos y mucho más.

#Curiosidad: Alrededor de la exposición del museo hay talleres de artesanía de todo tipo. Si coincides en el horario, no pierdas la ocasión de cotillearlos.

Desde Torrearte puedes venir en coche y aparcar cómodamente en el parking disuasorio. No necesitas ninguna ruta marcada, es pequeñito, así que, si das un par de vueltas, no te vas a perder nada: Parroquia de San Pedro Apóstol, Fuente de las Tinajas, Ayuntamiento, Plaza Mayor, Plaza España… Disfruta de la tranquilidad y la paz que reinan aquí.

Iglesia, Torremocha del Jarama.

Iglesia, Torremocha del Jarama.

Torremocha del Jarama, Comunidad de Madrid.

Torremocha del Jarama, Comunidad de Madrid.

Convento de San Antonio, Sierra Norte de Madrid

El convento de San Antonio se encuentra en el término municipal de La Cabrera – un pueblo encantador con la Sierra de la Cabrera como telón de fondo. Sin embargo, para llegar al convento, a casi 1.200 m de altura, hay que subir por una angosta pista. Si lo haces en coche, aparca donde pone “Parking”, si no, puede que tengas problemas para dar la vuelta.

Parece que el monasterio tiene un horario de visita, pero cuando estuvimos nosotros, simplemente llamamos a la puerta y uno de los monjes nos abrió e hizo una pequeña visita guiada. Recuerdo que me sorprendió mucho (fue hace unos 7 años) que me dijera que tenían Internet, porque “si no, ¿cómo nos íbamos a comunicar con los hermanos en el resto del mundo?” Tiene razón. Pregunta tonta la mía.

Los cimientos del convento se sentaron en el s. XI y desde entonces cambió de dueños varias veces, sufrió remodelaciones y destrozos, consiguió ser un importante centro de estudios teológicos  y gramaticales, fue convertido en una villa renacentista para, años después, volver a ser lo que fue: un convento.

#TipViajero: Mis rincones favoritos son la iglesia del monasterio primitivo, al estilo románico, y la arcada renacentista. Pasear entre sus columnas me da una paz tremenda. Y las vistas son sorprendentes – la A-1 a menos de 3 kms, pero desde la autovía ni te das cuenta de que está aquí, tan bien está «escondido» en su propio mundo apacible.

Tranquilidad y paz... Comunidad De Madrid.

Tranquilidad y paz…

Puebla de la Sierra, Sierra del Rincón

En caso de Puebla de la Sierra su valor no solo está en el casco urbano, sino también en el entorno y una de las carreteras que lleva hasta allí, una de nuestras favoritas de toda la Comunidad de Madrid. ¿La razón?

¿Te imaginas conducir en la Comunidad de Madrid durante 30-40 minutos ¡sin ver ni una casa!?

Disfruta de la M130 entre Robledillo de la Jara y Puebla de la Sierra, pero con cuidado, porque es una carretera de montaña (estrecha y con curvas) con firme irregular.

Puebla de la Sierra en sí es pequeñita y se ve – turísticamente hablando – en 30-60 min. En una misma plaza están el ayuntamiento, la iglesia de la Purísima Concepción, el alojamiento y el restaurante principales. En dirección a la Hiruela, a las afueras, encontrarás esculturas al aire libre y un antiguo lavadero.

#TipViajero: Puebla de la Sierra forma parte de una de las zonas menos pobladas, más “duras” para vivir y con mayor encanto – la Sierra del Rincón que, a su vez, es parte de la Sierra Norte de Madrid. Si quieres conocer mejor esta zona, lee nuestros posts: Senderismo en la Sierra Norte de Madrid, La Hiruela, Puebla de la Sierra. ¿A qué se nota que nos encanta?

Si tienes tiempo, no dejes de caminar por las sendas en los alrededores. Y si quieres sumergirte de lleno en la magia de la Sierra del Rincón, haz una de las rutas más largas, por ejemplo la GR303. GR303 es una circular que trascurre dentro de los límites de la Reserva de la Biosfera y abarca los 5 pueblos de la Sierra del Rincón. Si te interesa, lee GR 303. Consejos prácticos y GR 303. Etapas.

#TipViajero: En Puebla de la Sierra aparca donde dice “parking”.

Puebla de la Sierra, Sierra Norte de Madrid.

Puebla de la Sierra, Sierra Norte de Madrid.

Consejos prácticos

Las carreteras en la Comunidad de Madrid son bastante buenas, pero si te esfuerzas, podrás encontrar algunas peores que otras: con firme en mal estado, estrechas o sin asfaltar. Pero hasta el momento no encontramos las que no se podían transitar con un turismo… con cuidado.

Existe todo tipo de alojamiento – hoteles, casas rurales, campings – y si viajas con tu autocaravana o furgo, como lo hicimos nosotros en nuestra aventura #EnFurgoJuntos, también hay áreas de autocaravanas y parkings gratuitos.

#TipViajero: si buscas dónde alquilar una autocaravana o furgo en Madrid, te recomendamos Comercial Caravaning. Nosotros viajamos con ellos y quedamos muy contentos. Es una empresa muy tradicional, con el trato cercano. Y lo mas importante no hacen el negocio vendiéndote todo tipo de seguros. Si te interesa la información sobre cómo es viajar en una autocaravana, qué debes saber para preparar tu viaje y mucho más, lee nuestro post Consejos prácticos para viajar en autocaravana o furgo.

Para comer, un consejo universal – intenta evitar lugares muy turísticos, como, por ejemplo Plazas Mayores, salvo recomendaciones expresas.

La mayoría de los pueblos suelen tener parkings disuasorios – úsalos; algunos cascos urbanos son verdaderas ratoneras con calles muy estrechas y empinadas.

Roadtrip por la Comunidad de Madrid en furgo.

Roadtrip por la Comunidad de Madrid en furgo.

Productos locales

¿Sabías que en Madrid se hacen vinos? Es más, hay varias Dominaciones de Origen. Nosotros en nuestro último roadtrip en autocaravana por la Comunidad de Madrid probamos los vinos blancos de Chinchón y de Torremocha del Jarama y nos encantaron ambos.

#TipViajero: No es siempre fácil visitar las bodegas – suele ser necesario concertar una cita.

También se hace aceite en el sur de Madrid. Dicen que la de Carabañas o Tielmes son de los mejores. En nuestra última escapada también probamos la de Colmenar de Oreja y es igual de buena. Aceites virgen extra suelen costar unos 20€ / 5 L.

Si buscas miel, pásate por Robledillo de la Jara o Braojos de la Sierra en la Sierra Norte de Madrid. Además de comprarlo, puedes apuntarte a una de sus actividades para conocer el mundo de las abejas. Debo decir que después de “Apicultor por un día”, valoro muchísimo más las abejas y no les tengo miedo.

Chinchón y los alrededores son archifamosos por el ajo. Es muy rico, sobre todo, si tienes la suerte de venir en época de ajo joven. En la misma plaza Mayor de Chinchón tienes una tienda muy auténtica donde un manojo grande te costará 2,5€ y te llevarás una charla muy agradable de la señora que lo vende.

Si quieres comprar fruta y verdura frescas, sobre todo, melón, pásate por Villaconejos. Venden según lo que cosechan.

Prácticamente en cada pueblo encontrarás bollería típica. Chinchón destaca por “Tetillas de monja” y pan, en Guadarrama puedes comprar las mejores magdalenas de las que hemos probado (Panadería Caballero). Se rumorea que el chofer del rey se abastece aquí. Y si te apetecen magdalenas integrales, las de la Panadería Castillo en Titulcia son de escándalo. Y mira que no somos de magdalenas.

Los encantos de Madrid rural.

Los encantos de Madrid rural.


Lee más sobre la Comunidad de Madrid en nuestro blog.