Vendimiar por primera vez. Guía práctica. Galicia.

Vendimiar por primera vez. Guía práctica

Este post va sobre consejos prácticos para vendimiar por primera vez: qué debes saber, qué ropa llevar, cómo prepararse física- y mentalmente, y mucho más. También compartimos nuestra experiencia de trabajar como vendimiadores a sueldo en las bodegas Marqués de Vizhoja, Arbó, Rías Baixas, Galicia. Explicamos cómo fue nuestro día a día, qué condiciones de trabajo disfrutábamos y qué teníamos que hacer. Toda la información está sacada de la experiencia personal. Todas las opiniones son personales.

Además, queremos que sepas que las condiciones de trabajo en cada bodega son diferentes. Ésta fue nuestra primera experiencia (4 días), así que, si has vendimiado alguna vez, comparte tus impresiones y consejos para que podamos conocer diferentes opiniones sobre vendimia.

Si quieres saber qué sentimos al vendimiar por primera vez o qué tal se lleva el trabajo monótono, lee nuestro post Vendimiar. Nuestra experiencia y sensaciones (link abajo). Y si quieres saber cómo es vendimiar en familia, lee Vendimiar en familia. Nuestras experiencias y sensaciones (link abajo).

Primera vendimia en Galicia. Guía práctica. Sensaciones y nuestra experiencia.

Primera vendimia en Galicia. Guía práctica.

Vendimiar por primera vez. Consejos prácticos.

  • Ponte ropa vieja o la que no te daría pena ensuciar.
  • Recomendamos manga larga y pantalones, aunque lo más probable es que haga calor. Pero te ahorrarán arañazos y picaduras.
  • No lleves chanclas ni nada que deje el pie al descubierto. El terreno de los viñedos suele estar irregular y con malezas.
  • Los que tengáis miedo a los bichos, tenéis que mentalizaros que vais a ver muchos, sobre todo, arañitas y abejas. No suelen hacer nada si no les molestas demasiado.
  • Sombrero y protección solar imprescindibles, porque suele hacer calor. Yo estaba cómoda con gafas de sol (además de proteger del sol, evitan que las ramas se metan en los ojos), pero hay gente que decía que no veía nada con ellas puestas.
  • Imprescindible: agua y si es en una botella rellenable, mejor. Y si en una botella rellenable que mantenga frío, mejor aun (nosotros usamos una de la marca Runbott, y es genial: mantiene frío muchas horas y cuesta unos 25€).

#TipViajero: Si no tienes una botella especial, para mantener agua fría durante más tiempo, deja cualquier botella en el congelador (sin rellenar demasiado, porque explotará) durante un mínimo de 4hrs.

Uva tinta. Vendimiar por primera vez en Galicia. Sensaciones y nuestra experiencia. #VendimiaJuntos

Uva tinta.

  • Bocadillo – muy recomendable, aunque dependerá de los horarios y comodidades que tengas en la bodega.
  • Guantes – imprescindible. Protegen de varios peligros. Primero, bichos. Los puedes aplastar sin querer al coger un racimo y tendrán que defenderse picándote. Segundo, arañazos. A veces tienes que meter la mano entre las ramas para llegar al racimo. Y por último, cortes. El accidente más común a la hora de vendimiar es cortarse con las tijeras. Los guantes disminuyen el riesgo.

#TipViajero: Qué guantes llevar. Los de plástico no están mal. La única pega es que con mucho calor las manos se cuecen dentro. Las de tela con recubrimiento de latex/goma en los dedos serían las ideales (los típicos guantes de jardinería). ¡Ojo! la tela tiene que ser resistente, para proteger de posibles picaduras y rasguños.

Nuestra primera vez vendimiando en Galicia.

Nuestra primera vez vendimiando en Galicia.

La técnica de cortar

Al principio vete despacio, para acostumbrarte al trabajo. Poco a poco ya irás ganando velocidad. Es muy importante tener mucho cuidado con las tijeras para no cortarse y con las ramas para no meterlas en los ojos. Y además es esencial aprender a diferenciar qué racimos coger y cuales dejar en la viña.

Hay diferencia de opiniones, pero la mayoría de los que nos aconsejaron sobre el asunto coinciden con que las pasas (uvas secas, pero no podridas) no hace falta limpiarlas del racimo; no harán daño al vino. Tampoco lo hacen uvas que han empezado a convertirse en pasas, pero aún tienen líquido dentro. Sin embargo, las podridas sí que hay que quitarlas; en muchas cantidades hasta pueden convertir vino en vinagre.

Otra cosa importante a tener en cuenta: uva no madura. Dará demasiada acidez al vino, por lo que estropeará la calidad. Para diferenciarla, fíjate en el color y la textura – verdosa (o verde, si hablamos de uva blanca) y muy clara (la tinta) no están maduras. Y al tacto – dura. También las hay que ya no están muy duras (parecen aceitunas pequeñas), pero tampoco amarillentas. En caso de duda, pruébala: si está dulce, para la caja; si no, déjala en la viña.

#TipViajero: Para no comer lo que le puedan echar a la uva – sulfatos y parecidos – no la metas en la boca, sino apriétala con los dedos y prueba lo de dentro, sin la piel.

#Curiosidad: ¿Qué harán con la uva que dejas para que madure? Se organizará una segunda vendimia o se quedarán para los pájaros. Como escuché decir por allí: “Los pájaros también tienen derecho a comer las uvas”.

Recolectando racimos de uva blanca.

Recolectando racimos de uva blanca.

No llenes mucho las cajas, ya que al amontonarlas para transportar se aplastará la uva. Y si hace calor, empezará a fermentarse antes del tiempo. Por eso tampoco se recomienda tirar los racimos desde lejos, porque las uvas se rompen fácilmente.

Si no has terminado la fila, díselo al capataz (encargado). Si no está en ese momento, vimos  a la gente con mas experiencia colgar una caja sobre el poste en la cabecera a modo de señal.

Vocabulario básico para vendimiar por primera vez en Galicia

Capataz –  una persona que tiene por oficio dirigir y vigilar a un grupo de trabajadores. En la vendimia es tu jefe.

Una caixa – una caja.

Capacho – un recipiente similar a una cesta, antiguamente de rafia, ahora de plástico.

Da metade ata abaixo – órdenes del capataz, significa que tienes que ir a recolectar desde la mitad de la fila hasta abajo.

Rematamos por hoxe – Terminamos por hoy. Es lo que decían los capataces al final del día.

Vendimiar también es disfrutar de las vistas.

Vendimiar también es disfrutar de las vistas.

Por cierto, te dejamos el link a Wikipedia por si quieres saber más sobre vendimia.

El día a día de un vendimiador (en una bodega)

Hay que tener en cuenta que diferentes bodegas tienen diferentes horarios y maneras de organizar la jornada. Nosotros sólo hemos vendimiado en una: Marqués de Vizhoja, Cequelinos, Concello do Arbo, Galicia. Allí el horario era de 8.30 a 13.00 y de 14.30 a 18.00. El primer día nos preguntaron si queríamos parar 15 minutos a medio mañana. La mayoría dijo que sí, por lo que parábamos de 10.15 a 10.30, pero teníamos que recuperar este tiempo por la tarde, así que en realidad acabábamos a las 18.15.

Cada vez que entrabas o salías de la bodega tenías que fichar. Todo el proceso es manual: por la mañana y a la hora de comer había un trabajador de la bodega en la puerta para tomar tu nombre. Y al acabar el día había que firmar en una hoja. Los primeros días se hacía un poco pesado, ya que había que buscar la hoja con tu nombre una por una, entre unos 50 vendimiadores. A veces había un retraso de ¡más de 15 minutos! Sin embargo, los próximos días se intentó agilizar este proceso y los trabajadores de la bodega pasaban por las viñas a última hora de la tarde adelantando las firmas.

Buenos días. ¿Listos para vendimiar por primera vez?

Buenos días. ¿Listos para vendimiar por primera vez?

Una vez fichado, tienes que desplazarte a la viña que te diga el capataz. Una vez la termines, hay que  preguntar por dónde seguir. Si estás en una zona con viñas claramente definidas y ves en qué dirección se mueve la gente nueva, puedes tomar la iniciativa y colocarte en la siguiente viña, pero siempre avisando al capataz, para que tengan control.

Hacia el final del día es imprescindible preguntar por dónde seguir, para poder acabar las filas ya comenzadas. Así todo el mundo se centrará en unas cuantas filas. Este momento lo llamábamos el “gallinero”, porque de repente todos los alrededores – tranquilos y solitarios – se llenaban de risas, cantos, músicas variadas y discusiones animadas. También era una señal de que la jornada llegaba a su fin.

Hora de vendimiar por primera vez. Galicia

Hora de vendimiar por primera vez.

No es imprescindible llevar el reloj encima, porque los capataces te avisan de los descansos y del fin de la jornada con unos gritos de guerra.

FAQs. Vendimiar por primera vez

En este apartado recogemos las preguntas que teníamos nosotros antes de vendimiar por primera vez y las respuestas que descubrimos después de 4 días en las bodegas Marqués de Vizhoja, en Cequeliños, concello do Arbo, Galicia. Si tienes alguna otra duda, pregunta, igual sabemos la respuesta.

¿Te hacen el contrato?

En esta bodega en concreto, sí. Antes de comenzar nos pidieron todos los datos y el día que iniciábamos la vendimia, me llegó el sms avisando del alta. El único requisito para poder trabajar con ellos es que estés autorizado para trabajar legalmente en España.

¿Cuánto se paga?

En la vendimia 2019 se pagaba 50€/neto/día. No se paga por caja recolectada, como puede ser en otras bodegas. Según lo que hablamos con otros vendimiadores, no es mal precio. También escuchamos que en algunas bodegas se pagaba 45€/día. En las bodegas “heroicas”, en Ribeira Sacra, según los rumores, se paga 100€/día. Pero, dicen, que tiene unos pendientes brutales, aptos solo para los que tengan una forma física excepcional.

¿Cuándo y cómo se paga?

Se paga en cheque la semana siguiente al terminar la vendimia. En otras palabras, tienes que tener disponibilidad para pasar por la bodega para recogerlo. Si tienes muchas ganas de vendimiar, pero no estarás en Galicia a una semana de terminar, habla con la bodega, igual hay otra solución.

Vendimiar por primera vez en las bodegas Marqués de Vizhoja - una experiencia muy curiosa.

Vendimiar por primera vez en las bodegas Marqués de Vizhoja – una experiencia muy curiosa.

¿Merece la pena?

Definidamente sí, si quieres tener una experiencia real de vendimiar y no una experiencia turística, donde visitas la bodega, cortas 3 racimos y haces la foto. Así podrás ver todas las caras de la vendimia, no solo la bonita.

Si hablamos de la vendimia como manera de ganar dinero, lo tendrás que ver. En caso de que tengas dónde alojarte gratis o muy barato cerca de la bodega, por supuesto que sí. En caso contrario, échale los números. Porque si tienes que pagar el alojamiento y el desplazamiento, y además, no tienes dónde cocinar, igual no te sale tan rentable.

¿Es un trabajo duro?

Depende. Si estás acostumbrado al trabajo físico y/o estás en buena forma, no. Pero si, al contrario, pasas todo el día en la oficina sentado y no tienes la costumbre de moverte, te va a parecer muy duro. ¿Aguantable? Sí. Pero duro.

Durante la vendimia en la mayoría de los casos estás de pie. En algún momento habrá que ponerse de rodillas (cuidado los que las tenéis delicadas) o adoptar posturas incómodas, pero la gran parte del día, por lo menos en los viñedos de Marqués de Vizhoja, la pasamos de pie, moviéndonos a pasos pequeños.

De vez en cuando tienes que agacharte para colocar los racimos en la caja. Esto puede provocar dolores de espalda. También hay que subir las manos para cortar los racimos, por lo que puede que se te tensen los brazos.

Resumiendo, el primer día los dos teníamos agujetas leves por todo el cuerpo. El segundo día, mucho menos. Y yo (Kate) a partir del tercer día no tenía nada. Ni tampoco me sentía muy cansada después de la jornada de vendimia. Al contrario, me sentó muy bien pasar tanto tiempo al aire libre. Lo único que me molestaba era el calor a última hora de la mañana y a primera hora de la tarde. El último día llegamos a tener ¡35ºC! en la sombra.

¿Cómo te es más cómodo cortar la uva? #VendimiaJuntos Vendimiar en una bodega

¿Cómo te es más cómodo cortar la uva?

¿Es difícil aprender a vendimiar?

Si eres capaz de pensar, analizar y aprender, no. Te recomiendo que en caso de cualquier duda el primer día hables con el capataz y la soluciones. A cabo de un par de horas ya verás como todo el proceso te parecerá muy sencillo.

Es verdad que no recibimos una “lección” detallada al principio. Solo nos dijeron coger uva madura y prometieron que no encontraríamos ninguna mala. Luego nos dimos cuenta de que no todo era tan bonito, pero preguntando a gente con más experiencia que encontrábamos al lado, nos apañamos bastante bien.

Por cierto, a lo largo de la vendimia los capataces pasan por las viñas y te llaman la atención si no lo haces bien. Qué conste que a nosotros no nos dijeron nunca nada. Deduzco que lo hacíamos correctamente. Por eso nos tomamos la libertad de aconsejarte.

¿Cómo son las condiciones de trabajo?

Básicos. Lo único con lo que te proveen son las tijeras. Todo lo demás – ropa, guantes, alojamiento, comida, transporte etc. – es responsabilidad tuya. O, por lo menos, es como lo hacen en las bodegas Marqués de Vizhoja. No hay ningún transfer que vaya por los alrededores a recoger a los trabajadores. Tampoco te dejan acampar en su finca ni hay bares ni máquinas de café ni comida en las cercanías.

Hay espacio para dejar el coche en la entrada al viñedo.

Al vendimiar entendimos porque el Albariño suele ser más caro que otros vinos: mira qué uva más pequeñita. #VendimiaJuntos

Al vendimiar entendimos porque el Albariño suele ser más caro que otros vinos: mira qué uva más pequeñita.

Las normas a seguir

Repetimos que éstas fueron las normas que teníamos que seguir en la bodega donde trabajamos, Marqués de Vizhoja, Arbo, Rias Baixas, Galicia. Igual en otras bodegas pueden ser distintas.

No se puede fumar en el viñedo, más que nada por no tirar colillas que perjudica a la vid.

Para mear tienes el viñedo. Te dejan subir al baño en las oficinas, pero solo en caso de urgencia.

No les gusta que te ausentes de tu puesto de trabajo durante la jornada laboral. Es decir, se espera que no vayas al baño “entre horas”.

Durante el descanso de 15 min. no te dejan abandonar tu puesto de trabajo. Si quieres comer tu bocadillo, no lo dejes en el coche.

No se puede usar el móvil durante la jornada de trabajo, o, siendo más exactos, no se puede usarlo en exceso. Puedes escuchar música o radio, ver la hora, mirarlo de vez en cuando, pero no jugar, hacer llamadas o estar pegado a la pantalla. Puede parecer lógico, pero te sorprenderás cuánta gente abusa.

Vendimiar es muy gratificante.

Vendimiar es muy gratificante.


Tal y como decíamos al principio, si quieres saber más sobre nuestra primera experiencia de vendimiar, lee nuestros posts Vendimiar. Nuestra experiencia y sensaciones y Vendimiar en familia. Nuestras experiencias y sensaciones. Si tienes cualquier pregunta, háznosla, igual tengamos la respuesta o podamos averiguarla.


Para más info sobre Galicia, consulta la categoría del blog.