Paso de ViajarConSuegra por Córdoba #ViajarConSuegra Cómo viajar con padres o gente mayor y no morir en el intento

ViajarConSuegra Cómo empezó todo

Muchos nos estáis preguntando cómo surgió el proyecto y el hashtag ViajarConSuegra (link al Twitter) y cómo se nos ocurrió viajar con la Suegra de Denys, la madre de Kate. ¿Es fácil, qué tal la convivencia, qué es lo que más le gusta de España y lo que menos? ¿Qué tal la comida, a qué suena el español a una persona que nunca lo había escuchado? Y lo que también es importante: ¿cómo aguanta el ritmo de nuestros viajes? En este post – modo cotilleo on – os cuento todos los detalles, secretos y revelaciones de ViajarConSuegra.

Paso de ViajarConSuegra por Córdoba #ViajarConSuegra Cómo viajar con padres o gente mayor y no morir en el intento

Paso de ViajarConSuegra por Córdoba

Escrito por Kate

ViajarConSuegra Versión de prueba

Viajar con Suegra es un proyecto que empezó hace unos 4 años en Montenegro. Ni siquiera empezó como “proyecto”, simplemente veía a mi madre un poco cansada, un poco agobiada, un poco triste y quise hacer algo. Decidimos con Denys llevarla a Montenegro, a la playa. Dicho y hecho. Y funcionó. Y allí surgió el HT y allí vimos que lo pasamos bastante bien juntos. La Suegra se apuntaba a todo lo que le proponíamos, llevaba bien las bromas de Denys y se lo pasaba bomba participando en nuestras aventuras.

Aclaraciones: Siempre que hablamos de Suegros se refiere a los padres de Kate, los Suegros de Denys. También viajamos con mis suegros (los padres de Denys), pero no utilizamos el HT. Aunque a veces viaja sólo la Suegra y otras, con el Suegro, el Hashtag es siempre el mismo: ViajarConSuegra (link al Instagram).

Antes de ViajarConSuegra o Misión: salir de la zona de confort

Mis padres (Mamá de 62 años y papá de 60) no habían viajado mucho en los últimos 25 años. Mi madre se animó a ir con nosotros a Montenegro y a estrenarse en Viajar Con Suegra (link al Facebook) por España el año pasado. Mi padre… hace como 7 años fue a la boda de su sobrina a San Petersburgo (sin necesitar si quiera el pasaporte internacional, ya que por aquel entonces casi no había frontera entre Rusia y Ucrania) y… ya.

Desde que vendimos la casa cerca de la playa del Mar Negro, apenas salimos de Ostroh, mi ciudad natal. En ocasiones contadas visitaron ciudades vecinas para ver a los pocos familiares que tenemos o hacer trámites en la capital de la región. Yo empecé a viajar con los scouts cuando tenía 15 años y desde entonces tampoco presionaba a mis padres, porque ya tenía lo que necesitaba: salir de mi zona de confort a conocer el mundo. Y todos contentos: ellos en su burbuja y yo en la mía, que en un momento se cruzó con la de Denys… pero ésta no es la historia que quiero contaros.

Caminito del Rey, el lado más extremo de #ViajarConSuegra Cómo viajar con padres o gente mayor y no morir en el intento

Caminito del Rey, el lado más extremo de ViajarConSuegra

Cuando el miedo a lo desconocido es más fuerte que el deseo de ver dónde y cómo vive tu hija

Llevábamos años invitando a mis padres a visitar España, para ver dónde vivíamos, pero siempre tenían alguna excusa. Además, mi madre había aprendido a usar Internet y desde entonces estabamos conectados constantemente: conversaciones por Skype, comentarios tipo “Ponte la gorra que hace frío” en las fotos de Facebook. Así que, supongo, no sentían preocupaciones de “qué tal su hija lo está pasando en España”. Añadid los huertos que hay que trabajar, la abuela que hay que cuidar, la casa que no se puede quedar sola, los gatos callejeros que hay que alimentar y… un poco de ¿miedo? ¿pereza? para salir de la zona de confort y entenderéis el porque mis padres tardaron casi 9 años en venir a España a verme.

¿Quién es el más atrevido?

La curiosidad de mi madre se despertó antes, el año pasado por fin se animó a venir. Como es profesora y una persona muy responsable, se tomó muy en serio el viaje y hasta aprendió varias frases en español, las justas para asombrar a los del control de pasaportes.

“Vengo a ver a mi hija. Voy a estar 40 días. No sé nada más”.

La verdad es que la primera semana se la veía muy desconcentrada. Hasta empecé a dudar de que la idea de sacarla de su burbuja a su edad fuera buena. Sin embargo, en dos semanas empezó a mandar, enfrentarse a la autoridad de Denys y entendí que sí, que

Hay que vencer a los miedos y salir de la zona de confort, no importa la edad.

¿Os atrevéis a hacer la Ruta del Cares? Los Suegros, sí #ViajarConSuegra Cómo viajar con padres o gente mayor y no morir en el intento

¿Os atrevéis a hacer la Ruta del Cares? Los Suegros, sí

Gracias a la ¿envidia? el ¿factor “por-mis-narices”? la ¿curiosidad? se sale de la zona de confort

El año pasado mi padre estuvo 40 días sólo en casa: cocinando, durmiendo, haciendo las labores de la casa y… siguiendo por Facebook las aventuras de su mujer. Este año dijo:

Ni de broma me quedo en casa. Si eso, que se quede ella, ahora me toca a mí.

Dicho y hecho. Se hizo ¡SU PRIMER PASAPORTE internacional! y estuvo como medio año haciéndose a la idea de que iba a viajar a España, salir del país por primera vez en los últimos… muchísimos años, salir de su ciudad por primera vez en por lo menos 5.

¿Cuál fue su principal motivación? La desconocemos. No nos lo quiere confesar o simplemente no lo sabe. Tú, ¿qué crees? ¿Qué fue que le empujó a salir de su zona de confort?

Sin embargo, lo que importa es que al final del viaje dijo:

Me da igual la casa. Y los huertos también. El año que viene vengo por lo menos un mes.

Asturias - rincones de ensueño #ViajarConSuegra Cómo viajar con padres o gente mayor y no morir en el intento

Asturias – rincones de ensueño

Viajar Con Suegra. Parte II

En la segunda parte del post sobre #ViajarConSuegra os contaremos todo lo que sucedió durante y después del viaje. Las impresiones de mis padres, las nuestras, consejos para viajar con gente mayor. Hay muchos blogs hablando de Viajar con Niños pero muy pocos de Viajar con Mayores y creo que es ¡igual de complicado (si no más) que en el caso de los peques! Si os interesa alguna pregunta en concreto o tenéis algo que compartir, ¡muy bienvenidos!