Mi primera vez… montando a caballo

Esta historia empezó hace mucho tiempo… en la feria de turismo, Fitur 2014… Gracias a la gymkhana de Minube uno de los premios que ganamos fue 2 noches en un bungalow en el camping “La Aldea” y un paseo a caballo por la playa al atardecer… La verdad es que no tenía demasiadas ganas de montar, sobre todo, después de la experiencia en camello, cabalgando durante 2 horas por el desierto de Marruecos: me dolía todo, el animal me pareció bastante inmanejable y al bajar por las dunas casi me caía… Pero tal y como me pasa muchas veces, aunque no me emocione, lo pruebo, y si no me gusta, ya lo sabré a ciencia cierta 😉

Llegamos a la hípica El Pasodoble a la hora acordada y lo primero que pregunté a la instructora fue: “¿Montar a caballo es más incómodo que ir en camello?” La pobre no sabía qué contestarme, ya que no había montado en camello y nunca le habían hecho esta pregunta.

Nos preguntaron a cada uno qué nivel teníamos y asignaron caballos según la respuesta 😉 Y la verdad es que acertaron bastante: la yegua de Denys se llamaba La Furia y la mía – Princesa 😉

Doñana, pasodoble, asperillo, laguna Jaral, parque natural, parque nacional, parque dunar, dunas, dunas fijas, huelva, andalucia, acantilado, senderismo, rutas, el Rocío, caballos

Mi Princesa, la blanca, en la luz de la puesta de sol

Una vez me subí al caballo, me dio un poco de yuyu, porque empezó a moverse… pero la instructora dijo: “El caballo se mueve todo el rato; es normal“. Entonces toca acostumbrarme al constante movimiento.

Abren la puerta y de repente todos los caballos quieren salir a la vez, se amontonan, intentan colarse uno delante del otro… como las personas cuando se abren las puertas de El Corte Inglés el primer día de las rebajas. Pero tal y como nos lo explicaron, en este caso lo que pasa es que cada caballo tiene su sitio favorito en la fila e intentan colocarse cuanto antes. Una vez salimos al camino, se tranquilizan y van siguiendo uno al otro…

Doñana, pasodoble, asperillo, laguna Jaral, parque natural, parque nacional, parque dunar, dunas, dunas fijas, huelva, andalucia, acantilado, senderismo, rutas, el Rocío, caballos

Paseando con caballos

Doñana, pasodoble, asperillo, laguna Jaral, parque natural, parque nacional, parque dunar, dunas, dunas fijas, huelva, andalucia, acantilado, senderismo, rutas, el Rocío, caballos

¿No es romántico: pasear a caballos juntos?

De vez en cuando notaba que mi Princesa iba saliendo de la fila y meneaba la cabeza… resulta que otro caballo que iba detrás le estaba tocando el culo, lo que ¡no le gustaba!… En general, a los caballos no les gusta tener al otro cerca detrás, porque, según nos explicaron, ¡les puede pisar! Y lo que hacen cuando notan que el otro invade su espacio vital, es salir de la fila, o cambiar de sitio o incluso darle una patada al “agresor”.

Íbamos bastante tranquilos por el parque dunar de Doñana, subiendo y bajando las dunas, todo el tiempo por la arena. No todos los caballos son aptos para este tipo de paseos, solamente los más fuertes y resistentes. Luego bajamos a la playa, paramos para hacer fotos, y es donde se sintió que cada uno de los caballos tenía su propio carácter. Unos intentaron saltar, otros querían acelerar el paso, los amigos que fueron separados y obligados ir en fila, se reencontraron y se pusieron al lado, otros seguían peleando porque nunca se llevan bien… Como casi todos éramos primerizos, poco podíamos hacer para controlarlos 😉 hasta que nos pusimos de camino de vuelta, otra vez en fila…

Doñana, pasodoble, asperillo, laguna Jaral, parque natural, parque nacional, parque dunar, dunas, dunas fijas, huelva, andalucia, acantilado, senderismo, rutas, el Rocío, caballos

Un paseo por la playa, cabalgando

Doñana, pasodoble, asperillo, laguna Jaral, parque natural, parque nacional, parque dunar, dunas, dunas fijas, huelva, andalucia, acantilado, senderismo, rutas, el Rocío, caballos

Disfrutando de los momentos con Naturaleza

Es curioso, pero parece que los caballos se reconocen entre ellos y tienen todo tipo de relaciones: desde amigueo y hasta el odio; algunos se huelen y se tocan y otros se dan patadas; unos disfrutan de la compañía de otros y algunos hacen todo lo posible para no seguir a algún caballo en particular o quieren siempre ir los primeros, como el caso de la Furia de Denys, que no se calmó hasta que no llegó a encabezar la fila.

Se me pasaron 2 horas volando, o mejor dicho cabalgando 😉 y ahora ya lo sé: “¡Montar a caballo no es tan incómodo como ir en camello!” Es un animal mucho más amigable y manejable, tardé mucho menos en acostumbrarme a Princesa que al camello del desierto. Y sí, repetiría la experiencia 😉

Doñana, asperillo, laguna Jaral, parque natural, parque nacional, parque dunar, dunas, dunas fijas, huelva, andalucia, acantilado, senderismo, rutas, el Rocío, caballos

Un paseo a caballo que acaba en esta preciosa puesta de sol…

Más entradas sobre el parque de Doñana:

La Ruta del Acantilado del Asperillo

El Rocío, el Lejano Oeste de Andalucía

Nuestra primera expedición a Marte. Río Tinto

A caballo por el parque dunar de Doñana

El Parque de Doñana: Que ver y Que hacer. Parte I

El Parque de Doñana: Que ver y Que hacer. Parte II