Westfjords, un trozo perdido de Islandia

Para ir a Westfjords de Islandia hay que ser un poco romántico, un poco amante de soledad, un poco paciente y saber disfrutar de paisajes inhóspitos. El terreno está accidentado con picos altos, paredes de roca que surgen del agua sin aviso. Carretera sigue el rumbo prescrito por Naturaleza que aquí no ha llegado al compromiso con el hombre: carretera de gravilla por donde ha marcado la fuerza natural y por ningún otro lado. Además, no hay árboles, la tierra como mucho está cubierta por hierbas y rocas. Pocos pueblos. Poca gente. Casi no hay coches. Muchas veces sin cobertura móvil.

Al principio me sentía un poco incómoda y me dolían los oídos del silencio que nos rodeaba…

Tranquilidad y paciencia: todo va su curso natural, no hay que agobiarse ni correr sin parar – ya que no cambiarás nada, todo seguirá igual que miles de años atrás: según lo previsto por la Naturaleza

Aguas de fjordos están allí, se dejan contemplar, pero tampoco te invitan a  acercarse demasiado. Los acantilados están allí, se dejan fotografiar, pero no quieren tenerte demasiado cerca. En las orillas de fjordos encuentras testigos silenciosos de tiempos pasados que se dejan que les lleves a casa, pero nunca te contarán nada… Estás bienvenido, pero siempre serás un extraño…

Es la sensación que me llevé de los Westfjords: espectaculares, pacientes con intrusos, guardando sus secretos… A lo mejor por esto no hay muchos turistas por la zona: se sienten fuera de su lugar habitual – no hay “imprescindibles“, no es fácil llegar, no hay informaciones turísticas, no hay jaleo de las zonas más visitadas, como el Gold Ring o Landmannalaugar… Es el territorio de paz, de lentitud y ensimismamiento.

¿Resomendaría Westfjords para visitar? Difícil de contestar. Definidamente se necesitan varios días para ver la zona, mejor una semana o más para recorrerla a gusto, sin prisas. En ningún caso recomendaría visita express, primero, porque las carreteras son bastante malas (eso que Islandia casi no tiene carreteras buenas, según lo entendemos en Europa), nuestra velocidad media era de 40km/hora.Y segundo, porque Westfjords no tienen puntos de interés concentrados en el mismo sitio. Hay que recorrerlo todo o nada.

También es importante considerar el coche con el que vais y el nivel del conductor. Me explico: hay tramos bastante difíciles de conducir, como, por ejemplo, pendientes de más de 15%, muchas curvas, zonas ciegas, y lo más molesto – obras! Obras en carreteras de gravilla con lluvia es lo peor!!! Si además de no tener práctica necesaria, coger un coche poco potente, podría convertirse en una experiencia un tanto desagradable. Avisados estáis 😉

Pero si disponéis de tiempo y os gusta contemplar, os encantará la zona. Puedes pararte prácticamente en cualquier sitio y contemplar… Vistas. Vistas y más vistas monumentales… Creo que es el único sitio de lo recorrido hasta el día de hoy donde no teníamos ganas de hacer nada, ni siquiera hablar… Sino contemplar… Si supiera meditar, creo que sería el mejor sitio para hacerlo…

Os dejo disfrutando de las fotos y en la siguiente entrada os cuento que atractivos hay en Westfjors, a parte de que son en su totalidad impresionantes.

Más fotos:

Flickr de Viajamos Juntos (Westfjords)

Facebook de Viajamos Juntos (Westfjords)

Más entradas sobre Islandia:

Qué ver en Westfjords. Capítulo I

Qué ver en Westfjords. Capítulo II

Preparativos para el viaje a Islandia

Landmannalaugar, uno de los imprescindibles de Islandia

Rutas por Landmannalaugar