Bokrijk: un Gran Museo al Aire Libre

Información importante a tener en cuenta:

Primero: Si os gusta aprender sobre tradiciones y cultura del país, es una visita imprescindible!

Segundo: Reservad todo el día para esta visita! Nosotros entramos sobre las 13.00 y aunque salimos a las 19.00 (cierra a las 18.00 :)), nos faltaron muchos rincones por ver. Ahora os explicamos porque 😉

¿Cómo es el museo?

El museo al aire libre cuenta con unos 115 edificios históricos, testigos de cinco siglos de evolución y la diversidad regional de la arquitectura rural en Flandes. La mayoría de estos edificios fueron identificados y/o reconstruidos bajo la supervisión del primer conservador del museo, el Dr. Joseph Weyns (1913-1974).

El Openklutchmuseum, Bokrijk, está dividido en 3 zonas, cada una representa una región de Bélgica y sus tradiciones, arquitectura característica y personajes. Cada zona es como si fuera un pueblo, donde la gente (actores;)) sigue viviendo sus rutinas.

100 años atrás en el tiempo! El pueblo está lleno de vida. Junto con los habitantes de este pueblo te puedes sumergir en la vida cotidiana del año 1913.  El maestro enseña en la escuela, trabajo en el campo sigue siendo muy duro y el cura, paseando por las calles, echa bronca a parejitas besándose delante de la iglesia 🙂 Al principio no entendimos que quería decir, pero se dio cuenta y nos lo repitió en inglés ;)) ¡Qué vergüenza!

Por el pueblo encontramos una manada de ovejas con su pastor y un perro pastando por las calles; luego vimos unas cuantas en sus establos;)

La ropa tendiéndose…

¿Os apetece un pan o un pastel? Aquí los hacen, aquí los venden.

Este pueblo además tiene su propio monstruo! Lo descubriréis al lado de este lago.

Para los amantes de marihuana os dejamos esta foto; sin comentarios 😉

Cuando entramos a una casa a la hora de comer, nos invitaron a probar sus platos típicos preparados al fuego vivo.

En algunas casas intentábamos no hacer mucho ruido porque encontramos gente durmiendo 😉 No sé si estaban durmiendo de verdad, y no lo comprobamos, pero tenían pinta 😉

En una aldea el abuelo nos echó una bronca en su dialecto cuando se enteró que nosotros no entendíamos su idioma. Según la traducción de unos visitantes nos dijo: “Estos extranjeros… vienen sin saber nada del idioma… y ¿cómo piensan hacer sus vidas aquí?” Un tipo muy auténtico y os aseguro que nos sentimos muy auténticos también imaginando que somos unos viajeros unos siglos atrás conociendo el mundo; atrevidos, fuertes y capaces de acostumbrarnos a nuevas culturas y aprender nuevos idiomas.

De 10am a 18pm siempre hay algo pasando en el pueblo, podéis pedir la agenda en la entrada.

Hemos estado en muchos museos al aire libre, pero lo que impresiona en este es que está VIVO: las flores florecen, en jardines hay tomates, patatas etc., los animales y mascotas están vagando por libre; los habitantes viven su día a día, cocinan, duermen, comen, trabajan en sus talleres, venden en las tiendas, hablan con los visitantes del pueblo… Es una realidad…

Consejos prácticos:

Antes de la visita, comprobad que el museo está abierto, ya que en invierno se cierra.

Nosotros, al igual que la mayoría de visitantes, llevamos nuestra propia comida. El museo dispone de numerosos parques, jardines, zonas de descanso con mesas,  e incluso zonas cubiertas con mesas y sillas, donde se puede comer o simplemente descansar si llueve. Pero si os apetece comer en una taberna de la época, aquí os dejo el enlace a donde comer en Bokrijk; pero que sepáis que os saldrá algo más caro.

El horario normalmente es de 9.00 a 18.00, pero comprobadlo antes; aunque cierran a las 18.00, como no se puede asegurarse de que haya salido todo el mundo por las dimensiones del museo, se puede salir a partir de esa hora por la puerta giratoria; nosotros lo hicimos a las 19.00, por ejemplo, y nadie nos dijo ni una sola palabra… claro, como ya no estaba ningún empleado 🙂

Más información sobre Openklutchmuseum:

Mapa del Museo al Aire Libre

Mola mucho: Bokrijk 360º 3D