Anécdota viajera

Anécdota viajera

Un poco de introducción: hicimos una parte de la ruta GRP (alrededor del país), de 3 días de duración durmiendo en refugios gratuitos no guardados de Andorra. Principios de noviembre 2012.

Entonces, estábamos llegando al primer refugio sobre las 18.30, ya hace media hora que no había luz solar, pero tuvimos suerte de que había nieve y el caminito estaba pisado por un hombre grande y un perro enorme, según las huellas… Como nunca antes habíamos dormido en un refugio no guardado, nos daba un poco de yuyu con que/quien nos podríamos encontrar dentro: pensad en películas de terror, noticias raras etc.

SONY DSC

Al llegar, descubrimos que el refugio no tenía electricidad, así que no pudimos ver las caras de los tres hombres y un perro con los que nos tocaba dormir ese día.

La habitación era muy básica: con literas para 8 personas abajo y 8 arriba; 3 personas nos pusimos en el “segundo piso” y dos, junto con el perro, abajo…

4

Todo preparado para dormir, cenamos y nos metimos en sacos… bastante frío y un ambiente un tanto siniestro… noche… oscuridad total… todos dormidos o eso parecía… ronquidos del “oso” al lado… el perro moviéndose todo el rato…

Yo no podía dormir, me despertaba todo el rato, tenía frío, luego me dio un poco de alergia, y tenía que tomar la pastilla, que antes coloqué al lado, por si caso, junto con la cantimplora… Cerré la cantimplora y la puse sobre el plástico que estaba al lado de mi saco… cuando empezó a surtir efecto la pastilla y yo me caía en el sueño… empecé a soñar… con una persecución: una mezcla del paisaje de anoche, libro sobre hechiceros que estaba leyendo, frío del refugio y una noche sin descansar… y cuando dos villanos me estaban alcanzando y yo corriendo por una pista forestal muy estrecha… sentí como alguien me agarraba el pié… el Malo del libro me tenía!!! Le dí una patada… Y de repente me desperté y vi que estábamos en un refugio oscuro y pensé que había entrado alguien!!! Estaba a punto de gritar, cuando entendí que era “el chico del perro” que me contaba algo de que se le estaba cayendo agua y mojando su saco….. 

Historia nocturna contada por Rubén, el chico del perro, el que me agarró de la pierna:

Estaba durmiendo tan contento porque justo acababa de entrar en calor y Turk (el perro) se tranquilizó y no se movía tanto como antes… Estaba empezando a soñar, cuando de repente oí como si se cayera una gota sobre el plástico … pensé que lo había soñado y seguía durmiendo… en un rato oí el mismo sonido y luego otra gota cayendo sobre el plástico … ya no me agradaba mucho la situación porque empezaba a sospechar que estos dos que estaban durmiendo arriba… estaban meando en un bote o algo, porque como hacía tanto frío fuera… Y en este preciso momento se me cayó primero una gota al frente y enseguida, todo un chorro en la cara!!! Me dio tiempo de notar que estaba fría, así que por lo menos no era pis… pero … jo… ¿Qué es esto? …..

Por la mañana todos nos reímos mucho de lo sucedido de anoche, Rubén disculpándose de que había pensado mal sobre nosotros y justificándolo con que estaba medio dormido y que no controlaba el razonamiento… Y por cierto, Kate, cuando te toqué el pié para despertarte casi me matas con la patada, pero por suerte, me dio tiempo esquivarla… 😉

Así es la gente de la montaña: muy cercana, de buen rollo, disfrutando de cada minuto que está por la sierra, sea de día o de noche, solos o en compañía, con amigos o con compañeros eventuales… Vida llena de anécdotas, buenos ratos, esfuerzos, cansancio y mucho amor…

SONY DSC

Para saber más sobre nuestras aventuras por Andorra:

Alrededor de Andorra en 120 kms