Una Aventura Improvisada al Tejo Milenario

Al terminar la actividad de SENDERISMO/ORIENTACIÓN/ESTRELLAS de dos días de duración, organizadas por  “Muévete por los albergues“, en Rascafría, nos pareció poco… y unos cuantos decidimos ir a hacerle una visita al TEJO MILENARIO de Barondillo

En otras condiciones sería un paseo ligerito, sin ninguna dificultad física o de orientación; apta para los más pequeños o más vagos. Lo más importante es encontrar el puente que está, pasando el restaurante “Pinosaguas”, en el área de “La Isla”, unos 2-3 km más arriba; al cruzar el río es seguir la pista forestal durante 3-4 km  hasta el final. Donde acaba la pista, bajar y cruzar el riachuelo; el tejo está a unos 20 m más abajo.

Pero lo nuestro fue: el 25 de Noviembre, empezando a las 15.30 (quiere decir que nos quedaban unas 3 horas de luz), sin mapa,  sin saber muy bien donde empezar la ruta y sin ninguna persona que hubiera estado allí antes. Ventajas: algunos de nosotros acabamos de hacer un curso de “orientación” (así que no nos deberíamos de perder), otros “estrellas” (por si nos entretenemos y seguimos allí por la noche), y otro grupo hicimos “senderismo y seguridad en la montaña” (los que teníamos que valorar la situación y abordar la misión antes de empezar).

En principio íbamos cuatro personas con un GPS de montaña con la ubicación del tejo marcada. Al final fuimos 5 coches y 15 personas 🙂 Así que aparcamos aprox. en el km. 32 y 200m, de la carretera M-604, pasando el restaurante “Pinosaguas” que es donde hay más espacio. Si vais en uno o dos coches, podéis aparcar en el km. 34,200 aprox., y así quitaros un cacho de caminata.

Al dejar los coches, bajamos la pendiente y nos encontramos con el camino bien marcado, giramos a la derecha y seguimos este camino; siempre cuando lleguemos a algún cruce, tomamos la izquierda…

Íbamos a bastante buen ritmo, pero justo al pasar el segundo cruce nos pareció que no nos iba a dar tiempo para llegar al tejo antes de las 17.00; hora límite que nos pusimos para terminar la subida; a esta hora, por seguridad, teníamos que empezar a volver estuviéramos donde estuviéramos  para terminar la operación antes de que bajara la noche. Pues, como decía, nos pareció que no nos daba tiempo y decidimos… ATAJAR… NO es recomendable hacer si no estáis en forma y si no sabéis al 110% por donde ir! ¿Por qué? Porque, primero, atajos suelen tener más pendiente, y segundo, porque al atajar en una ocasión pasamos la marca de la ruta y casi nos perdimos! Así que: sólo si sabéis por donde y podéis físicamente!!!

Empezamos el atajo… unos acelerando y parando todo el rato, otros quejándose toda la subida, “Javí, ¿Queda mucho?” 😉, y algunos manteniendo su paso lento pero constante apoyando toda la planta del pié para ahorrar fuerzas, tal y como nos enseñaron en el curso de senderismo

Cuando por fin llegamos al camino, descubrimos que muchos no llevábamos agua… Norma #1 en la montaña: siempre llevar agua!!! Aunque sea una escapadita cortita…

Descansamos un poco, algunos compañeros nos dan su opinión frustrada sobre la decisión de atajar, normalizamos la respiración, nos ponemos la capa de ropa que habíamos quitado en la subida… y continuamos por el camino a ritmo normal.

… De repente el camino se acaba… el río queda bastante más abajo… sabemos que el tejo está cerca del agua… el GPS marca que tenemos que bajar por un caminito al río… no encontramos este caminito… damos por echo que la electrónica ayuda mucho pero no es todopoderosa y empezamos a bajar por donde se podía…

Enseguida nos dividimos en varios grupos: uno que renunció a bajar y tener que cruzar el río con un caudal un tanto agresivo; otro que se lanzo y en 5 min. estaba al otro lado ayudándonos a cruzar, a los que estábamos atrapados en una isleta y nos tenían que colocar unos troncos para poder pisarlos y así llegar al otro lado; y finalmente, el grupo que fue por otro lado y que fuimos a rescatar ya todos juntos, señalándoles por donde cruzar y apoyándoles moralmente. En fin, hasta el tejo llegamos 9 personas, representantes de todos los grupos: estrellas, orientación y seguridad en la montaña 🙂

Un par de fotos y leemos lo que ponía en el cartel informativo: Este es uno de los árboles mas viejos de la Península Ibérica, un tejo femenino de entre 1500 y 1800 años. El aumento en el número de visitantes que se acercan a admirarlo provoca algunos daños en su área de desarrollo que es muy delicada. El pisoteo apelmaza el suelo y dificulta la respiración de las raíces,y acceder al hueco del tronco puede desgajarlo aún más. Por eso hemos hecho una pequeña valla que delimita su área de crecimiento. Respétala y no pases dentro. Con nuestra atención y con los cuidados que están ejerciendo sobre el conseguiremos entre todos que sea más longevo… Y empezamos a volver…

Cruzamos otra vez el río, esta vez sin complicaciones y necesidad de operaciones de rescate, nos encontramos con el grupo que se quedo esperándonos, cambiamos algún que otro calcetín, que no llegó seco al final de la operación y empezamos la vuelta.

Los que se sufrieron en la subida del atajo, aceleraron tanto en la bajada que los volvimos a ver sólo cuando llegamos a coches. Supongo que decidieron alejarse de nosotros antes de que se nos ocurriera otra idea brillante. Pero en la bajada no hicimos nada raro: picamos un poco la fruta, galletitas y dulce que nos sobraron de comidas del albergue para reponer fuerzas y disfrutamos del paisaje tranquilo del atardecer…

Llegamos a la carretera con los últimos rayos del sol y nos vimos obligados a bajar en coche ya de noche, pero igual creo que cumplimos el objetivo: salimos del bosque antes de anochecer.  Hicimos unos 10km (5 ida de subida y 5 vuelta de bajada), o un poco menos, por el atajo, en 3 hs que no está nada mal.

Y lo más importante y que me llena de satisfacción: vimos el tejo milenario que, la verdad, es que impresiona… y aún más si piensas que está allí, sin mudarse, sin quejarse, sin poder cambiar nada durante más de 1000 años!!! El testigo de todos cataclismos, cambios de relieve y de gobiernos, idiomas, gente que ha pasado por allí, que le han hecho fotos, que han escrito sobre él, mejor dicho, ella… Y ella simplemente está allí, en su propio sitio de este mundo…

Algunas descripciones de la ruta:

1) Ruta del Tejo del blog de Rascafría, muy detallada y con detalles interesantes sobre tejos

2) Ruta de Wikiloc

3) Blog de Laura. Espera, Una Foto!