Grecia Auténtica. Islas

Auténtica

Finales de marzo – principios de abril, 2010

Miro la gente griega y veo los sabios y militares distinguidos, artistas innovadores y nobleza adinerada, esclavos y prostitutas, artesanos y campesinos. Parece que no ha cambiado mucho desde los tiempos de Oro. Siguen en pie la mayoría de edificios y construcciones, se escuchan ritmos de sirtaki por la calle, comen mucha verdura y toman vino tinto, te dicen: ” Καλώς όρισες” con una sonrisa auténtica… Llegan muchos turistas a Grecia para contemplar sus paisajes singulares y penetrar en su cultura tan famosa pero tan extraña.

Primera isla que visitamos fue Creta. Viajamos cómodamente en una ferry desde Atenas por la noche – con el billete más barato; dormimos en sacos de dormir en los pasillos entre sillas (no había mucha gente, por lo que pillábamos sitio para dormir donde podíamos – en pasillos, en sofás, en esquinitas etc.) De lujo y te ahorras una noche de hotel!

Bajamos a la tierra firme y enseguida fuimos a ver el Palacio de Knosos, donde vivía el Minotauro. Pobre criatura – por culpa de su madre que pecó con un toro – tenía que estar toda su vida encerrado en el laberinto debajo del palacio y cazar a 20 jóvenes que le proporcionaban como comida para todo el año. Encima, el mundo entero lo temía y odiaba…

El recinto impresiona, pero solo si sois adictos a mitología griega, como yo, porque está muy restaurado y a veces es un poco difícil imaginar sus tiempos de gloria.

Otra especialidad de la isla es la zona de Elafonissi con playas de arena rosa, poca profundidad y rinconcitos perfectos para esconderse con tu pareja.

De la Creta fuimos a Santorini, la isla que enamora y no te deja ir sin prometer que algún día volverás … para quedarte.

Alojamos en Fira y de allí fuimos a ver la puesta del Sol más bonita del mundo – en Oia, un pueblo mediterráneo por excelencia: casitas blancas, cúpulas azules de iglesias, calles estrechas y muchas veces sin salida, abuelitos toda la vida acariciados por el sol con ojos tan profundos como el mismo mar…

El día siguiente alquilamos un quad !dejando el permiso de conducir como fianza! y … no sé cómo me deje convencer montar; dos veces salimos al sentido contrario y sólo gracias a la prudencia que los locales tienen con turistas locos evitamos el accidente. Fuimos a degustar vinos locales y descansar en la playa de Kamari con arena negra.

La única vez que nos engañaron en Grecia fue aquí, en Santorini. Contratamos una excursión al volcano vivo que creó la isla y nos dieron como un plus el servicio de poder bañarse en sus aguas termales. Finales de marzo. El barco no puede acercarse a las aguas porque no son lo suficientemente profundas. Nos hacen saltar del barco para llegar nadando a las aguas que deberían estar calentitas calentitas… pues, mentira – aguas normalitas con temperaturas propias de finales de marzo… y el camino que nos queda para volver al barco…

La última isla a donde vamos es Naxos… muy recomendable para las personas a las que les gusta explorar a su ritmo. Lo mejor es alquilar un coche y dar la vuelta entera a la isla parando en lugares más emblemáticos.

El templo de Demetra está perdido entre carreteras secundarias, hierbas, flores y paisaje sin fin… No te cobran la entrada, no tiene vallas, no hay gente… Entras como si fueras uno de los campesinos que ha venido para pedirle a Demetra buen trigo y salud para las ovejas. Te contesta la diosa a través del murmureo de las hierbas – y te vas con la sensación de paz…

De allí fuimos a la cueva donde se crió Zeus – otro viaje sin señales, ni recorrido organizado. Teníamos que preguntar a los locales donde estaba – y te decían los abuelitos del pueblo: “subes por esta carretera, donde acaba – dejas el coche, pasas una orda de ovejas que estará pastando por allí – y luego todo recto – solo hay un caminito, imposible perderse“. Así: sin guias turísticas, taxis que te cobran el triple etc. La entrada de esta cueva natural está marcada con espray: “Cova de Zu”, y dentro tienes una cuerda atada a la salida. Una indirecta muy clara: podéis entrar bajo vuestra responsabilidad, pero cuidado porque os podéis perder, por lo que mejor llevarse una cuerda de Ariadna.

Si estás atento y no te cierras únicamente a las opciones descritas en guías turísticas, encontrarás muchos sitios como este en Grecia: llenos de leyenda auténtica que te dejan explorar a tu aire, como si fueras de allí: te confían su pasado, comparten contigo sus rincones más íntimos y no te piden nada a cambio.

En Naxos tomamos la decisión de cambiar el billete de vuelta y pasar más tiempo en Grecia – de momento es la única vez que lo hemos hecho.

Gracias a este cambio pudimos celebrar Pascua Griega en la isla: la misa de la noche te da tranquilidad total y deseo perdonar a todo el mundo y que llegue paz a la Tierra entera. Además, los griegos te reciben como si fueras uno de ellos, te sonríen, te saludan, te regalan pan típico con huevos pintados (nos lo dejó en nuestra habitación el dueño del hotel)… y te sientes como en casa.

A parte de sentimientos positivos, la Pascua (Semana Santa) trajo la temporada alta… El viaje de Naxos a Atenas, que también cogimos por la noche para aprovechar, como la otra vez y ahorrar en el hotel, no fue tan exitoso: no había sitio para tumbarte!!! El barco iba llenísimo!!! Un fracaso de idea con ahorro: no dormimos bien, no descansamos, no era nada  cómodo!!! Conclusión: el truco con coger el billete más barato y viajar como reyes por la noche solo funciona en temporada baja!!!

A partir de aquí empiesa la Odisea por la tierra firme de Grecia que será epopeicamente descrita en el siguiente post…

Más fotos:

Nuestra página de Facebook

Info Útil:

Guía de Lonely Planet!!! Forever!!! La mejor guía  para descubrir Grecia

Barcos  (podéis reservar o ver las compañías que operan en Grecia)

Pascua Griega

Avión: Madrid – Atenas (Iberia);

Alojamiento en hoteles familiares

Alquiler de coches: según sales del barco/autobús, te acercan locales y ofrecen todo tipo de servicios: alquiler de coches, quads etc., hoteles, excursiones etc. Consejo: hablar con varios, comparar precios y condiciones, preguntar por detalles, negociar. Todos hablan ingles y muchos – otros idiomas.

Comer: cualquier taberna / restaurante vale!!! Qué pedir: ensalada griega y pitas – nunca os descepcionarán y no dejarán con hambre. Pero podéis pedir cualquier otra cosa – va a ser igual de rica! En temporada baja siempre te invitan – a un chupito, al postre etc… Otra cosa a tener en cuenta: sale igual de precio comprar comida en un supermercado y prepararla que comer en un restaurante… Eligís vosotros.

Taberna griega en Santorini

Comida en un mercado, Naxos

Más entradas sobre Grecia:

Tierra Firme

#Postamigo:

Grecia – lo mejor y lo peor de Una Idea un Viaje